Política 


¿Quo Vadis, Italia? Quién gana y quién pierde tras el referéndum para la reforma constitucional

59,11% en contra y sólo 40,89% a favor. Así de rotundo y contundente ha sido el rechazo del pueblo italiano a la propuesta de reforma constitucional en el referéndum celebrado el pasado domingo 4 de diciembre. Pero lo que ha votado Italia no es sólo retirar la confianza a Matteo Renzi, sino que se ha rechazado reducir el número de senadores, suprimir administraciones duplicadas, devolver competencias al estado central frente a las regiones, e incluso se ha dado la espalda a reforzar la estabilidad otorgando un plus de gobernabilidad al partido político más votado.

Y como quiera que 19,4 millones de italianos han dado la espalda a la apuesta personal de Matteo Renzi, se ha abierto un escenario de inestabilidad institucional – y económica – en la Unión Europea que ya ha desembocado en la dimisión del primer ministro.

ROME ITALY - DECEMBER 05 Italian Prime Minister Matteo Renzi give a speech after the results of the referendum on constitutional reforms at Palazzo Chigi on December 5 2016 in Rome Italy The result of the government referendum that could change the constitution is considered crucial for the political future of Italy and for the personal future of its Prime Minister Photo by Franco Origlia Getty ImagesEl resultado puede encaminar a Italia a una posible convocatoria anticipada de elecciones, a un probable ascenso del movimiento 5 estrellas de Beppe Grillo al poder o incluso a la reapertura del debate sobre la permanencia de Italia en el proyecto comunitario europeo.

Desde el portal “Qué Aprendemos Hoy” lejos de pronosticar escenarios futuros, trataremos de poner certidumbre y argumentos explicativos en relación a la propuesta de reforma constitucional a debate en Italia. ¿Cuáles eran las principales reformas propuestas? ¿Hubiera garantizado la estabilidad institucional? ¿Suponía realmente un gran ahorro a las arcas públicas? ¿Quiénes son los principales partidarios y detractores de la reforma?. Lo analizamos:

  1. ¿Qué se votaba en Italia?

La gran reforma del texto constitucional italiano es un objetivo incluido en el programa electoral de muchos partidos, y en el debate público, desde la década de los años 70. Pero, ¿cuál es el principal motivo?

Paliar la inestabilidad y la ingobernabilidad que ha sufrido Italia en las últimas décadas. Recordemos que desde el final de la II Guerra Mundial, el país transalpino han tenido 63 gobiernos en sólo 70 años y ninguno de ellos ha conseguido agotar los cinco años completos de mandato.

posible-foto-portada-1La reforma del texto constitucional italiano sometida a referendo había sido promovida por el primer ministro, Matteo Renzi y su Partido Democrático. El proyecto rechazado proponía modificar 46 artículos de la Constitución que afectan al Parlamento, el Gobierno y la distribución de competencias entre el estado central y las regionales.

El principal objetivo de la reforma era detraer competencias al Senado y las regiones a cambio de reforzar el papel estabilizador del Gobierno de la República y de la Cámara de los Diputados. Además del propósito principal, el nuevo proyecto constitucional pretendía resultar más atractivo adornándose con la eliminación del sueldo a los senadores, la disolución de las provincias y la supresión de organismo duplicados que ahorrarían varios centenares de millones de euros a las arcas públicas italianas.

  1. ¿Cuál fue la pregunta sometida a referendo el 4 de diciembre?

La pregunta era la siguiente:

¿Aprueba usted el texto de la ley constitucional referente a la “Disposición para la superación del bicameralismo paritario, la reducción del número de parlamentarios, la limitación del coste de funcionamiento de la Institución, la supresión del CNEL y la revisión del título V del capítulo II de la Constitución” aprobada por el Parlamento y publicada en la “Gazzeta Ufficiale” nº 88 del 15 de abril de 2016?

La opciones de respuesta sólo dos: Sí / No

Para la aprobación o rechazo del proyecto de reforma constitucional sólo era necesaria la mayoría simple.

  1. ¿Cuáles hubiesen sido las principales novedades que la reforma constitucional hubiera aportado al sistema institucional italiano?

El proyecto de reforma constitucional elaborado por el gobierno de Matteo Renzi, y aprobado en el Parlamento italiano el pasado 12 de abril, recogía un paquete de reformas institucionales que pueden concretarse en tres grandes objetivos:

A) Reforzar la gobernabilidad:

Se suprimiría el “bicameralismo perfecto” que asignaba las mismas competencias a la Cámara de los Diputados y al Senado. La reforma no eliminaría el Senado, pero lo convierte en una cámara consultiva, de representación territorial y excluida del proceso legislativo. Se pretende abreviar el proceso legislativo ya que la aprobación de las leyes sólo dependerá de la Cámara de Diputados y eliminar la posibilidad de impulsar mociones de censura a los gobiernos desde el Senado.

La segunda gran reforma para reforzar el papel del gobierno es que se elevaría el número de firmas para que el Congreso deba debatir una Iniciativa Legislativa Popular. En la actualidad con 50.000 se puede reclamar una consulta para derogar total o parcialmente una ley. De haberse aprobado la reforma, serían necesarias más de 150.000 firmas que, sin embargo, ya sí podrían ser válidas para iniciar un “referéndum positivo” e impulsar la redacción de una nueva ley.

senado-italia

B) Medidas de ahorro:

El Senado se reduciría de los actuales 315 a 100 representantes (74 elegidos por los Consejos Regionales, 21 por los alcaldes y 5 nombrados por el Presidente de la República entre profesionales de reconocido prestigio). El mandato de los 95 senadores elegidos por los gobiernos territoriales finalizaría con el cambio de gobierno territorial. Sin embargo, el mandato de los 5 senadores designados por la presidencia de la República ya no sería vitalicio, sino de 7 años. Además, los nuevos senadores no percibirían sueldo alguno aunque   mantendrían las prerrogativas jurídicas, como la inmunidad parlamentaria.

La reforma suprimía las provincias, cuyas funciones se han visto notablemente mermadas en los últimos años. Italia quedaría dividida en cuatro administraciones: municipios, provincias, ciudades metropolitanas y regiones.

También se suprimía el Consejo Nacional de la Economía y el Trabajo (CNEL), un organismo consultivo compuesto por sesenta y cuatro expertos y un coste aproximado de 20 millones de euros al año.

C) Recentralizar competencias:

Una de las claves de la reforma constitucional es evitar duplicidades y acabar con las disputas jurídicas entre el estado central y las regiones ante el Tribunal Constitucional. De haberse aprobado, se devolvían al estado central una veintena de competencias en materias como energía, infraestructuras estratégicas, políticas laborales, el sistema de Protección Civil o la gestión de puertos y aeropuertos. Además, se creaba la “cláusula de supremacía”, que hubiera permitido a la Cámara de los Diputados aprobar leyes en materias gestionadas por las administraciones locales “cuando así lo precise la protección de la unidad jurídica y económica de la República”.

  1. Los grandes derrotados: ¿Quiénes eran los partidarios del “SÍ”?

foto-punto-4-siLos estudios realizados por los principales medios de comunicación reflejan que el caladero de los potenciales votantes favorables a la reforma constitucional se encontró entre los ancianos, las amas de casa, profesionales liberales jubilados y las personas sin titulación universitaria.

En general, el voto favorable pretende acabar con dos problemas que Italia viene arrastrando desde hace año: la inestabilidad provocada por los gobiernos en minoría y el bicameralismo.

A favor de la reforma se posicionaron, por supuesto, el Gobierno de centro-izquierda, liderado por el dimisionario Matteo Renzi del Partido Democrático así como su aliado de la derecha moderada, Nueva Centroderecha. Igualmente, los ex primer ministro Romano Prodi y Enrico Letta manifestaron su apoyo e hicieron campaña activa por el “sí”.

En el ámbito internacional, tanto Barack Obama como Angela Merkel proclamaron públicamente el refrendo positivo a los cambios constitucionales.

5. Los triunfadores de la noche: ¿Quiénes apostaron por el “NO”?

Según los sondeos publicados por la prensa italiana, entre los detractores del cambio constitucional abundan los desempleados, trabajadores autónomos, obreros y funcionarios públicos.

En cuanto al espectro político-ideológico, tres son las grandes formaciones que mostraron su beligerancia al proyecto de reforma de Matteo Renzi.

A picture shows merchandising with the inscription "I say No" before the last campaign meeting of the 5 Stars Movement (M5S) upon a referendum on constitutional reforms, on December 2, 2016 in Piazza San Carlo in Turin. Beppe Grillo, leader of the populist Five Star Movement, calls his supporters to vote NO at the referendum on constitution which be held on December 4, 2016. / AFP PHOTO / MARCO BERTORELLOEn primer lugar, el Movimiento 5 Estrellas liderado por el cómico Beppe Grillo ha sido el principal canalizador de las voces contrarias al sistema, llegando a plantear el referéndum como un plebiscito contra el primer ministro Renzi y las políticas comunitarias. Engrosan las filas de detractores a la reforma los diputados de la formación política conservadora Forza Italia, con el ex primer ministro Silvio Berlusconi como bandera y los representantes de la formación de ultraderecha Liga Norte que votan sistemáticamente en contra de las iniciativas del gobierno socialdemócrata.

Por regiones, es especialmente destacable el rechazo a nuevo texto constitucional en la mitad sur de la península italiana y las islas. El voto contrario parece coincidir con el votante desencantado y que se ha visto más “empobrecido” desde el inicio de la crisis económica en 2008.

Igualmente son reseñables las opiniones negativas de Mario Monti, anterior primer ministro tecnócrata impuesto por Bruselas, que ha cambiado de bando por no estar de acuerdo con el planteamiento de los últimos presupuestos generales del Estado. En la misma línea, buena parte del movimiento de católicos conservadores se pronunciaron en contra de la reforma en represalia a la aprobación de la ley que permite las uniones homosexuales.

6. ¿Acertaron las encuestas?

foto-introduccionEn los últimos seis meses los profesionales del periodismo, politólogos y analistas políticos hemos contemplado con cierta perplejidad como los sondeos y las sesudas previsiones fallaban en el anunciado sorpasso de Podemos al Partido Socialista, en la victoria del Brexit en el referéndum británico sobre la continuidad en la Unión Europea, en el rechazo al acuerdo de paz en Colombia o, más recientemente, en la imprevista victoria de Donald Trump en las elecciones norteamericanas.

Sin embargo, no ha ocurrido esto en Italia. Desde hace meses, los estudios y sondeos han captado la polarización y la tensión con la que se ha vivido en Italia las últimas horas previas a la votación de la reforma constitucional. Lejos de verse el referéndum como una apuesta de cambio institucional para la próxima década, la opinión publicada indicó que se ha convertido en un plebiscito personal a la figura de Matteo Renzi al frente del gobierno italiano.

resultadoLos sondeos acertaron y fueron muy precisos al apuntar hacia un escenario de victoria del “NO”. Todas las encuestas publicadas hasta la última semana anticiparon la derrota de la reforma:

– La televisión pública RAI3 otorgaba un 42% al “no” frente a un 37% del “sí”.

– El diario ‘La Repubblica’ cifraba los resultados en un 41% y un 34% respectivamente.

-Los diarios  ‘La Stampa’  y ‘Corriere della Sera’ coincidieron en pronosticar un 54% del “no” frente a un 46% del “sí”.

Incluso, los estudios acertaron en pronosticar que existía un porcentaje de entre 15% y 25% de italianos que finalmente irían a votar decidiendo su voto a última hora. Y la tendencia era clara: conforme aumentase el porcentaje de personas que participaran en el referéndum, el rechazo a la reforma constitucional  sería la opción más probable. Y así fue.

Como consecuencia del resultado del referéndum, la Unión Europea debe encarar un nuevo problema de cohesión en un estado miembro, probablemente en los próximos meses haya un adelanto electoral tras la dimisión de Matteo Renzi. y Berlusconni, el Movimiento 5 Estrelas y la Liga Norte ganan fuerza política.

Pero como te hemos contando en “Qué Aprendemos Hoy” lo que ha votado Italia no es sólo una simple cuestión de confianza a Matteo Renzi, sino un “NO” a recentralizar competencias, “NO” a suprimir duplicidades y “NO” a reforzar la gobernabilidad y la estabilidad institucional.

 

* Más información|Claves del referéndum; Italia in bocca du luppo; Polarización y división en Italia;

* Imagen| Portada

RELACIONADOS