Derecho Internacional, Jurídico 


Quiero exportar: ¿cuál es el medio de pago más seguro?

El elevado grado de incertidumbre existente en el comercio internacional –que puede provenir, entre otros, de posibles percances durante el transporte de las mercancías, la existencia de formalidades aduaneras o la diferencia de legislaciones– ha generalizado el uso del Crédito Documentario como un medio de pago seguro, versátil y que proporciona una gran agilidad financiera. Mediante el mismo, el exportador minimiza los riesgos de la compraventa internacional por cuanto el pago será efectuado por una entidad de crédito, evitando así la necesidad de evaluar la capacidad de pago del comprador, distante y a menudo desconocido.

 

Según las Reglas y Usos Uniformes de la Cámara de Comercio Internacional el Crédito Documentario (también conocido como Carta de Crédito) puede definirse como «un acuerdo por el que un banco (emisor), obrando a petición y de conformidad con las instrucciones de un cliente (ordenante) o en su propio nombre:

 

i. se obliga a efectuar un pago a un tercero (beneficiario) o a su orden, o a aceptar y pagar  letras de cambio (giros) librados por el beneficiario, o

 

ii. autoriza a otro banco para que efectúe el pago, o para que acepte y pague tales instrumentos de giro, o

 

iii. autoriza a otro banco para que negocie,

 

contra la entrega de los documentos exigidos, siempre y cuando se cumplan los términos y las condiciones del Crédito».

 

Así pues, el Crédito Documentario viene a cumplir una triple función en el comercio internacional:

 

  • Instrumento de pago: el precio convenido en el contrato de compraventa será pagado por el comprador a través del crédito que emite el banco emisor.
  • Instrumento de garantía para el exportador, dado que el importe de la operación será abonado por una entidad financiera.
  • Instrumento de crédito, en la medida en que el comprador no reembolsará al banco hasta el momento en que éste le presente los documentos recibidos del vendedor.

 

Así presentado, el Crédito Documentario conlleva importantes ventajas para ambos contratantes. El exportador puede tener la seguridad de que recibirá el importe íntegro de la venta, manteniendo la posesión de la mercancía hasta la recepción del cobro. Por su parte, el importador se asegura de recibir la mercancía, estableciendo la fecha y forma de pago, puesto que contra el pago recibirá los documentos que le otorgan la posesión de la mercancía. Sin embargo, se le ha criticado su excesivo rigor documental, su elevado coste y la lentitud del procedimiento, por lo que en operaciones menos arriesgadas se suele recurrir a otros medios de pago (órdenes de pago, transferencias, etc.).

 

Vía| ICEX

 

Más información| ICEXCNUDMI

 

Imagen| Riesgo y Morosidad

RELACIONADOS