Coaching y Desarrollo Personal 


¿Quieres ser feliz? Tú decides

La felicidad es personal, depende de tí.

La felicidad es personal, depende de ti

 

Estaba un poco atascada preparando un curso y me pregunté: ¿qué es lo que busca la gente?,  ¿qué es lo que quiere la gente cuando se levanta?, ¿qué es lo que quiero yo?  Puedo tener muchas cosas que hacer un día, pero el fin último es hallar esa sensación de felicidad que nos encontramos en distintos momentos y hacerla más duradera o más frecuente.

Pero, ¿qué es la felicidad? hay muchas definiciones de psicólogos, sociólogos, empresarios que se pueden encontrar por la red, pero creo que hay otra pregunta más interesante, ¿ qué me hace feliz a mí? Es una pregunta más concreta, más individual, más adaptada a mis circunstancias. Además no hay una receta universal para la felicidad, ¡para gustos los colores!, pero, ¿sabemos qué es lo que nos hace feliz a cada uno?

Podríamos decir: ¡ sería feliz si me tocase la lotería!, pero ¿te ha tocado alguna vez?, ¿no? entonces, ¿cómo lo sabes? Párate a pensar y observa en qué momentos has sido realmente feliz. Esos momentos que tienes grabados y que quizás no se corresponden con los estándares más conocidos de la felicidad: el dinero, el placer, el poder…, no quiero decir que éstos no proporcionen felicidad, pero no son los únicos, sólo llevan la fama. Igual esos momentos de felicidad han sido ha sido un paseo con tu hijo, un café con un amigo,  preparar un proyecto concreto en el trabajo,  un libro,  un viaje… Son momentos muy concretos que te han proporcionado esa sensación plena, donde parecía que el mundo se detenía o donde te hubiera gustado estar más tiempo.

Ahora ya tienes esa sensación que a TI te proporciona felicidad. A veces nos cuesta reconocerla  y la equivocamos con otras; y eso nos lleva a confundir los términos  y que nuestro objetivo de ser felices no se corresponda con lo que realmente buscamos. Por eso guarda bien esa sensación, haz un almacén en tu memoria emocional  de esos momentos felices para que puedas reconocer sin problemas esa sensación. Y una vez que la tengas bien registrada, comienza a buscar ocasiones para ir creando más momentos de felicidad.

¡Ojo! la felicidad no  implica la ausencia de problemas o de dificultades. Para empezar, sería  bastante difícil,  si no imposible una vida sin problemas y segundo, si la consiguieses, llegaría a ser una vida aburrida, porque a nuestro cerebro le gustan las dificultades, ya que puede convertirlas en retos. Ante un problema siempre tenemos como mínimo 2 opciones: lo puedes convertir en un pozo oscuro en el que dar vueltas en círculo o lo puedes convertir en una montaña por la que subir.

La felicidad depende de ti, sí, de TI. Las condiciones externas podrás más o menos controlarlas, puede que incluso haya momentos en que no puedas hacer nada con ellas, pero es personal, la decides tú.

¿Quieres ser feliz?

Imagen| Alicante siempre

Más información| Generando Talento

En QAH| Disfrutando del presente , La risa y la actitud positiva

RELACIONADOS