Actualidad Jurídica, Jurídico 


¿Quieres ser el autor de una película?

…¡Y acción! Coincidiendo con la nueva edición de la ‘Fiesta del Cine’ en las salas cinematográficas españolas, merece la pena detenerse un momento para pensar quiénes son considerados autores de las películas desde el punto de vista legal. 

¿Quieres ser autor de una película?

#actualidadQAH

En la realización de una obra audiovisual intervienen múltiples personas que desempeñan un papel creativo. Sin embargo, de acuerdo con el artículo 87 de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI), son autores de la obra audiovisual, en los términos previstos en el artículo 7, el director-realizador, los autores del argumento, la adaptación, el guión y los diálogos, y los autores de las composiciones musicales, con o sin letra, creadas especialmente para esta obra. 

A pesar de que este listado es cerrado, en el caso de que existan otros creadores distintos a los clasificados anteriormente, se les considerará autores de esa obra preexistente incorporada a la obra audiovisual, pero no autores de ésta última. 

¿Que papel juega el productor y el actor? Nuestra Ley deja fuera de la lista al productor, entendiéndose éste aquella persona que tiene la iniciativa y asume la responsabilidad de la creación de la obra audiovisual (artículo 120 LPI) y a los actores, considerados intérpretes del guión y los diálogos, ostentando los derechos del Título I del Libro II de la LPI.

Entonces, ¿estamos ante una obra en colaboración o colectiva? Nuestra Ley califica la obra audiovisual como una obra en colaboración. Se trata de aquella obra que sea el resultado unitario de la colaboración de varios autores, en cuyo caso los derechos corresponden a todos y cada uno de ellos en la proporción que ellos mismos determinen. Pero ojo, que la obra audiovisual se considere una obra en colaboración no implica que otras aportaciones no puedan ser consideradas obras en sí mismas, además de partes de la obra común. Por lo que, salvo pacto en contrario, podrán explotarlas separadamente, siempre y cuando no se perjudique la normal explotación de la obra audiovisual.

¿Ocurre lo mismo en otros países? En Hollywood por ejemplo, cuna del cine americano, la cosa cambia. Allí optan por consagrar la obra cinematográfica como una obra colectiva, en las que además de la existencia de una pluralidad de aportaciones de varios autores que dan lugar a una obra común, concurre un sujeto que toma la iniciativa de la creación, quien coordina la participación de todos los autores que contribuyan en ella y quien edita y divulga la obra bajo su nombre.

Aviso a navegantes: dado que todos los coautores de la obra en colaboración participan de forma simétrica en el resultado de la obra final, para poder llevar a cabo la divulgación, transformación, modificación o difusión de la misma, a diferencia de lo que ocurre en EEUU, en España se requiere el consentimiento unánime de todos los coautores. ¿Tarea fácil? La polémica está servida…

Vía| Rodrigo Bercovitz y otros: Manual de Propiedad Intelectual 2012
Imagen| Juanjo Zanabria

RELACIONADOS