Coaching y Desarrollo Personal 


¿Quieres que cambien? Pídelo

Estamos ya en Navidades, una época en la que es típico reencontrarse con familiares y amigos; una época cargada de ilusión, deseos, alegría… pero también de enfados y molestias.

En ocasiones esos encuentros no son tan bonitos como parecen. Puede ocurrir que las personas que nos rodean se comporten de forma molesta para nosotros porque no se dan cuenta, o en ocasiones porque no respetan nuestros derechos, sentimientos y necesidades.

Por ejemplo en estas fechas podemos oír cosas como… “estás gordo, más te vale controlarte en la cena” o “qué flaco estás, come más, no has comido nada”, “¿Sigues sin trabajo? Menudo vago”, “¿Aun no tenéis pensado tener hijos? Se os va a pasar el arroz…”, “Menuda comida más sosa has traído, para eso no traigas nada…”, etc.

Tpedir-cambios-les-andersonenemos derecho a ser nuestro propio juez, a ser tratados con respeto y dignidad, y a expresar nuestros sentimientos (para un recordatorio sobre tus derechos y responsabilidades asertivas: http://queaprendemoshoy.com/conoce-tus-derechos-asertivos/)

Para pedir a esas personas un cambio de conducta de forma asertiva tenemos que tener en cuenta tres objetivos: informar, no deteriorar la relación y pedir el cambio de forma eficaz (Caballo, 2000; Roca, 2005).

  1. INFORMAR:
  • Describe de manera concreta el comportamiento objeto de la crítica, sin generalizar y sin hacer acusaciones . Cuando tu….”
  • Expresa cómo te afecta en primera persona y de forma tranquila. Yo me siento….”
  1. NO DETERIORAR LA RELACIÓN:
  • Expresa algo positivo del comportamiento de la otra persona. “Normalmente haces muy bien…. Me gusta mucho que …..”
  • Expresa entendimiento. “Entiendo que para ti…..”
  • Acepta alguna parte de responsabilidad. Tal vez yo….. Yo a veces también lo hago….”
  1. PEDIR EL CAMBIO DE FORMA EFICAZ:
  • Haz la petición de cambio. Me gustaría….”
  • Propón alguna solución. “Podríamos solucionarlo si….”Qué se te ocurre que podríamos hacer….”
  • Intenta llegar a un acuerdo

 Señala las consecuencias positivas que tendrían lugar si el otro está dispuesto a cambiar. En caso necesario, se pueden señalar qué conductas negativas tendrían lugar. Las consecuencias permiten que el otro conozca el nivel de frustración alcanzado y la acción que estamos dispuestos a realizar. Se puede decir: “si haces…” “si no haces…”

Por último, será importante que destaques y elogies cualquier comportamiento positivo del otro que se haya observado, aunque no se haya conseguido un cambio:  “Me alegro de que hayamos hablado”

Luis, que se siente molesto cuando sus padres le insisten en que se apresure en tener hijos, les hace la siguiente petición:

Mamá, Papá, me gustaría hablar con vosotros. Cuando me preguntáis varias veces sobre cuando voy a animarme a tener un hijo con Marta, me siento mal, me pongo nervioso. Entiendo que a vosotros eso os hace ilusión y os gustaría que ocurriera pronto. Tal vez yo no he sido claro, pues lo que ocurre es que Marta y yo consideramos que aun no es el momento para tener un hijo.

Me gustaría pediros que no me preguntarais tantas veces sobre ello. Si me preguntáis menos no me sentiré tan mal. Os propongo lo siguiente: en cuanto Marta y yo consideremos que es el momento, seréis los primeros en saberlo.

 Después de que los padres se muestren de acuerdo, añade: Gracias por escucharme. Me alegro de que lo entendáis.

Te animamos a que practiques estas pautas haciendo una petición a una persona cercana. Recuerda: si eres claro, amable y comprensivo probablemente lograrás lo que te propones.

Vía|

Caballo, V. E. (2000) Manual de evaluación y entrenamiento de las habilidades sociales. Madrid, Siglo XXI Editores S.A.

Roca, E (2005). Cómo mejorar tus habilidades sociales: programa de asertividad, autoestima e inteligencia emocional. ACDE Ediciones.

Imagen|Comunicación asertivaLes Anderson (unsplash)

En QAH|Conoce tus derechos asertivos

RELACIONADOS