Jurídico 


¿Quiénes son empleados públicos?

Una de las medidas más comentadas para el ajuste del gasto público en este contexto de crisis son las bajadas de retribución a los empleados públicos. Los titulares de prensa suelen referirse sólo a los funcionarios, si bien la decisión tiene un ámbito subjetivo de aplicación bastante más amplio: ¿a quiénes les afecta?

Los empleados públicos pueden ser funcionarios, laborales o eventuales

La norma reguladora fundamental en este ámbito es el Estatuto Básico del Empleado Público,  (EBEP), en vigor desde 2007. El art. 9 EBEP engloba como empleados públicos a quienes desempeñan funciones retribuidas en las Administraciones Públicas al servicio de los intereses generales. Se trata de un concepto amplio, que da cabida a realidades distintas al funcionariado, sin perjuicio de una enumeración exhaustiva de las clases de empleados públicos: funcionarios (de carrera o interinos), personal laboral (fijo, indefinido o temporal) y personal eventual.

Los funcionarios están vinculados a la Administración por una relación estatutaria, regulada por el Derecho Administrativo. Ello implica que sean nombrados y cesados (y no contratados ni despedidos). Su cometido fundamental es el desempeño de potestades públicas, tarea exclusiva de los mismos.

El personal laboral presta servicios retribuidos en virtud de un contrato de trabajo formalizado por escrito (a diferencia del ámbito privado, en el que puede producirse la contratación verbal). Estos trabajadores están vinculados a la Administración por una relación laboral, regulada por el Derecho del Trabajo, que implica que sean contratados y despedidos. Sus funciones se definen en negativo respecto a las del funcionariado: pueden desempeñar las que les asignen las normas de desarrollo del EBEP a excepción del ejercicio de potestades públicas.

El personal eventual desempeña funciones de confianza o asesoramiento de cargos políticos. Su vinculación con la Administración es similar a la de los funcionarios, si bien su nombramiento es libre y su cese se produce, en todo caso, simultáneamente al del cargo político relacionado.

Finalmente, el EBEP contempla un concepto más (no categorizado) de empleado público: el personal directivo, de difícil comprensión y encaje, que desempeña funciones directivas profesionales y cuya existencia se condiciona al desarrollo normativo autonómico.

Una vez conocidas, a grandes rasgos, las categorías de empleo público, ¿es razonable la bajada de retribución en todas ellas? ¿Tiene sentido la existencia de personal que no ejerce potestades públicas? ¿Debería redimensionarse alguna?

Vía | Estatuto Básico del Empleado Público

Más información | Secretaría de Estado de Administración Pública: Función Pública

Imagen | Empleados públicos

RELACIONADOS