Patrimonio 


¿Quiénes fueron y qué hicieron los impresionistas?

Barco-taller, Claude Monet. 1874

El mes de Febrero carga la capital española de ferias de arte y exposiciones. Pero una de las luces de mayor atracción es la exposición sobre impresionismo que acoge el Museo Thyssen-Bornemisza. Bajo el título Impresionismo y aire libre.
 De Corot a Van Gogh se abre un recorrido de 7 salas sobre la pintura en el paisaje.

Un viaje al siglo XIX para aquellos que quieran descubrir por qué estos pintores son el alma precursora de las vanguardias y de tantos artistas del marco artístico actual. Y como, sino siempre, en casi todas las ocasiones, para progresar es necesario vivir a contra corriente, mirar con otros ojos. Por ello, ser auténticos e innovar siempre tiene un precio. Para conocer su historia, hay que conocer su origen y es que la ciudad de la luz era la gran meca del arte en el S.XIX.

París, literatura, pintura y música se daban la mano, inundando la ciudad en un halo de bohemia. El pintor impresionista no representaba el modelo ortodoxo e ideal y fue excluido de Los Salones Oficiales de Otoño. Este era el espacio donde se exhibía la selección de lo más destacado en arte organizado por el gobierno francés, un arte especialmente academicista, de buen dibujo, historia, mitología y figura humana.

Un cuadro debe ser pintado con el mismo sentimiento con que un criminal comete un crimen.

Edgar Degas

Manet, Monet, Renoir, Degas y tantos otros quisieron contar otra historia y esta no fue más que la suya propia. Escenas de la vida cotidiana, las calles y sus gentes, el campo y el río, el cielo y las flores, y sobre todo, la luz. Porque esta vez fue la primera en la que el artista occidental ensalzado por el espíritu de los románticos miraría hacia el paisaje no como escenario de su relato sino como obra en cuestión.

Sí es cierto que tuvieron quien les precediera en la temática; es conocida la Escuela de Barbizon, a la que pertenecieron Camille Corot, Théodore Rousseau o Jean-François Millet.

El prado, Renoir. 1874

No obstante, el impresionismo popularizó esta idea. Ahora me siento como el paisaje, puedo ser audaz e incluir todos los tonos de azul y rosa: es encantador, es delicioso.

Claude Monet

La muestra resulta familiar hasta al más desconocedor del mundo de las artes plásticas, pues muchas de las escenas son ya imagen del país que les dio vida.

La figura de Manet es la pionera de la corriente, quien promovió el Salon des Refusés (Salón de los Rechazados), propuesta alternativa a los Salones oficiales. Dio ciertos toques a lo que después crearían como impresionismo. De Édouard Manet, el “dandi”, podemos destacar su obra Almuerzo sobre la hierba. Monet nos deleita con sus campos de amapolas y los célebres nenúfares. Sin duda, la mejor opción para conocer al pintor es visitar su casa de Giverny, lugar de inspiración de gran parte de su obra. Otra curiosidad del artista era su barco-taller, el que navegaba al mismo tiempo que trabajaba. Degas posee una maravillosa serie de bailarinas a la vez que representa la vida de la clase trabajadora. Renoir plasma momentos de la sociedad urbana y también el paisaje que tiene más cercano. No podemos olvidar a Berthe Morrisot o Mary Cassat, pocas pintoras fueron antes reconocidas en la historia. Su manera de pintar los distingue, una pincelada más corta, otra mirada al mundo, esta vez no se trata de dibujar una imagen idéntica a lo que observa pues no sería fidedigno. Lo que nos ofrecen es una estampa fruto de lo que veo y lo que siento, es razón y sentimiento en un momento único de luz u oscuridad, brisa o calma. Por todo ello, merece la pena pasear entre sus cuadros.

El Château de Chillon, Gustave Courbet. 1874

Vía| Museo Thyssen, ArteHistoria

Más información| De la escuela de Barbizon al impresionismo, Monet o el triunfo del impresionismo 

Imagen| Ec, Pinacoteca virtual

En QAH| La luz a través de Sorolla, El romanticismo: nueva visión, nuevo comienzo, El otro Degas: el dibujante, Especial 125 aniversario Vincent van Gogh

RELACIONADOS