Derecho Internacional, Jurídico 


¿Quién paga los daños en un caso como el del Prestige?

Siguiendo con la serie sobre responsabilidad civil por vertidos de hidrocarburos, el juicio por el desastre del petrolero Prestige cerca de las costas gallegas comenzó hace un mes. En este proceso judicial se dirimirá la responsabilidad penal del capitán, de parte de la tripulación y al entonces director de la Marina Mercante como cargo de la Administración del Estado.

¿Quién paga los daños en un caso como el del Prestige?Pero, ¿quién se hace responsable de los daños? ¿Quién debe pagar por la reparación de la costa y las indemnizaciones a los perjudicados? Este artículo tratará sobre quién asumen la responsabilidad civil derivada del vertido y en qué cuantía.

Existen tres escalones de responsabilidad para soportar los costes del vertido: el propietario a través de un fondo según el Convenio sobre Responsabilidad (CLC), el FIDAC y su fondo suplementario.

En los países contratantes de los convenios internacionales  sobre la materia, el responsable inicial del vertido es el propietario del buque, ya que aplica el principio de canalización de la responsabilidad, siendo esta objetiva con ciertos matices. Deja, en principio, exentos a los empleados del propietario o al fletador entre otros.

El artículo 5 de la Convención sobre Responsabilidad Civil establece que el propietario tendrá que constituir  un fondo ante el Tribunal u otra autoridad competente de cualquiera de los Estados Contratantes afectados cuya cuantía ascienda al límite de su responsabilidad según el arqueo del buque, es decir, su capacidad. Este fondo podrá ser constituido por el monto o por el depósito de la garantía bancaria o de otra clase reconocida por la legislación del Estado Contratante y se deberá considerar suficiente por el Tribunal u otra autoridad competente.

Este fondo permitirá al propietario o a su asegurador la limitación de su responsabilidad en la cuantía establecida permitiendo ,además, obtener una serie de protecciones frente a los acreedores como, por ejemplo, la imposibilidad de embargar otros bienes que posea o la liberación de cualquier que ya hubiera sido embargado. Así mismo, el importe exclusivamente podrá satisfacer las indemnizaciones exigibles en virtud del Convenio.  

El segundo escalón es el FIDAC. Es un fondo constituido por los Estados para compensar a los perjudicados por los vertidos de hidrocarburos que no hayan sido completamente resarcidos. Forma un sistema de indemnización complementario. La responsabilidad viene limitada por el artículo 4.4 habiéndose modificado en el 2003 hasta alcanzar los 203 millones de DEG (Derechos Especiales de Giro) por accidente y de 300, 74 millones de DEG cuando sean tres los Estados afectados que reciban más de 600 millones de toneladas de hidrocarburos. La conversión a las monedas nacionales se deberá determinar en el día que la Asamblea del Fondo decida sobre el pago de la indemnización.

No implica responsabilidad extracontractual sino ex lege, relacionado más a una obligación social por parte de las autoridades para acelerar los procesos indemnizatorios y para cubrir el coste de las indemnizaciones que no han sido satisfechas por el fondo constituido por el responsable a razón del Convenio sobre Responsabilidad. Al no ser ilimitado y tener una cantidad máxima, los daños no resarcidos que excedan de aquella deberán ser soportados por los perjudicados; a menos, que el Estado voluntariamente los repare a su coste.

Existen algunos requisitos para que el fondo pueda indemnizar como puede ser que el propietario esté exento de responsabilidad, sea financieramente insolvente o los daños sean superiores a la cantidad de la que es responsable el propietario. 

Una vez que el Fondo haya pagado, adelantan sustancialmente el cobro para los perjudicados, podrá exigir la cantidad indemnizada a los terceros imputables de los daños, y además, adquiere los derechos que pudiera tener la persona indemnizada contra otros posibles implicados (propietario, asegurador, fiador). Esta subrogación acelera el proceso indemnizatorio, anticipando el pago, aunque puede presentar inconvenientes para los verdaderos perjudicados, pues pueden verse indefensos si no se les ha cubierto todas las pérdidas ya que no pueden ejercer su derecho a conseguir la totalidad de la reparación o si fuera probado la implicación del Estado impidiendo reclamaciones posteriores contra ella.

En los últimos años se ha establecido un fondo suplementario que ejerciera de tercer escalón de cobertura. La Conferencia Diplomática mantenida en IMO (Londres Mayo 2003) adopto el Protocolo sobre el Fondo de Compensación Suplementario que dará en el futuro una mayor cobertura.  La cantidad total que se pagará por un incidente será de unos 1.080 millones de dólares. El Protocolo entró en vigor tres meses después de que fuera ratificado por al menos ocho estados que reciben en total más de 450 M de Tn/año.

Para el caso del Prestige, la valoración de la Fiscalía estima el importe de los daños en más de 4.000 millones de euros. En el juicio también se determinará la responsabilidad civil que tanto la aseguradora como el FIDAC tendrán que soportar, además del Estado español y los propietarios del buque.

 

Vía| Huertas Viesca, Mª Isabel. 2004 “Responsabilidad civil por contaminación marina por vertido de hidrocarburos. A propósito del Prestige.”Universidad de Oviedo; IMO. Convenio Responsabilidad Civil por Contaminación con Hidrocarburos- 1969.

Imagen | Prestige

En QAH| Responsaibilidad Civil por vertidos de hidrocarburos III

RELACIONADOS