Cultura y Sociedad, Historia 


¿Quién fue Confucio?

Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos

Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces entonces estás peor que antes

¿Me preguntas por qué compro arroz y flores? Compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir

Estas frases, y otras tantas, son algunos ejemplos que sirven para ilustrar las enseñanzas de Confucio. Pero, ¿sabemos realmente quién fue Confucio?

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=kk8ETsjmjrc]

En contra de lo que piensa la señorita Giosue Cozzarelli en este vídeo, Confucio no inventó la confusión, sino que más bien dedicó su vida a descubrir a los demás aspectos tan cotidianos como la belleza, la naturaleza, la sabiduría, la familia o la música.

Confucio, que en realidad se llamaba K’ung Ch’iu, nació en Lu en el año 551 a. C. y fue un filósofo chino, creador del confucionismo y una de las personas más influyentes de la historia de China. Durante su vida predicó que la virtud moral y una sociedad ética son más eficaces que la magia para lograr el bienestar humano. Sus enseñanzas no pretendieron fundar una religión sino una forma de vida.

Su primer trabajo fue en los graneros estatales y llegó a alcanzar el rango de Ministro de Justicia, puesto del que dimitió por desacuerdos con el príncipe. A partir de entonces se exilió y se dedicó a viajar, junto con sus discípulos, por diferentes territorios impartiendo clases y esperando en vano que algún otro príncipe le permitiera emprender reformas, aunque finalmente regresó a Lu. Murió en el año 479 a. C.

Para Confucio, sólo el hombre noble en términos morales debía ser gobernante y si un príncipe no se ajustaba a este ideal, debía rodearse de consejeros virtuosos. La acción del hombre noble en el estado y en la sociedad se expresa por su moral, su amor y obediencia filial, que deben ser adquiridas mediante la práctica constante. Para este filósofo chino, un hombre muestra su valor practicando la virtud, la rectitud, el amor, la humanidad, la generosidad y el respeto a los padres y ancestros.

Vía | Sepiensa
Más información | Monasterio Probe

RELACIONADOS