Jurídico 


¿Quién es el propietario de la vivienda que fuera conyugal? (III)

En las entregas anteriores de esta serie de artículos hemos estudiado lo que sucede cuando el inmueble es adquirido antes de constituirse la sociedad de gananciales, en esta tercera y última entrega, veremos las consecuencias de la adquisición de la vivienda constante la sociedad de gananciales.

I. Adquisición de inmueble a título gratuito.

Si la adquisición se hizo a título gratuito –donación, herencia (a título de heredero o legatario)-, en aplicación del art. 1346 CC dicha finca es privativa y, por tanto, debe quedar al margen o excluida del activo de la sociedad de gananciales.

ministerio viviendaII Adquisición de inmueble con dinero privativo o en sustitución de bienes privativos.

Señala el art. 1346.3 CC que son privativos de cada uno de los cónyuges los bienes adquiridos a costa o en sustitución de bienes privativos. Debe regir pues el principio de subrogación real (indistintamente de que ésta sea mediata o inmediata), según el cual las adquisiciones verificadas constante matrimonio poseen idéntica naturaleza que los fondos o bienes empleados en su realización, ingresando en la sociedad conyugal con la misma condición -privativa, en este supuesto concreto- que tuvieran éstos.

III Adquisición de inmueble con dinero exclusivamente ganancial.

En aplicación de lo dispuesto en el art. 1347.3 CC y, en su caso, de la presunción de ganancialidad, se reputan comunes los bienes adquiridos por los cónyuges (individual o conjuntamente) a título oneroso y a costa del caudal común; la presunción de ganancialidad operará automáticamente cuando éstos no logren probar que los fondos invertidos en la adquisición eran de carácter privativo. Si no se acreditase este hecho, el bien se inscribirá en el Registro de la Propiedad a nombre del cónyuge o cónyuges adquirentes con carácter presuntivamente ganancial (art. 94.1 del Reglamento Hipotecario; en adelante, RH); por ende, se calificará como ganancial en su totalidad si no se logra destruir la presunción de ganancialidad.

IV Adquisición de inmueble a plazos siendo el primer desembolso ganancial.

Debe tratarse de una venta a plazos -analógicamente, amortizaciones de créditos hipotecarios-, pues las efectuadas al contado se rigen por lo dispuesto en el art. 1354 CC. Debemos guiarnos pues conforme a lo indicado en el art. 1356 CC: Los bienes adquiridos por uno de los cónyuges, constante la sociedad, tendrán naturaleza ganancial si el primer desembolso tuviera tal carácter, aunque los plazos restantes se satisfagan con dinero privativo. Si el primer desembolso tuviere carácter privativo, el bien será de esta naturaleza.

Lógicamente, y a la hora de la liquidación de la sociedad, la norma no elimina el derecho de reintegro en favor de la masa patrimonial que, no siendo beneficiaria del bien adquirido, hubiera soportado el pago de parte de su precio. Este reembolso tendrá por objeto el valor actualizado de las cantidades destinadas por el cónyuge a tal fin. Podemos asimilar este reembolso a aquellas situaciones en que se aportan bienes inmuebles privativos a título oneroso (no gratuito) a la sociedad de gananciales; en el pasivo de la sociedad deberá figurar el importe actualizado del bien aportado a la sociedad, como crédito del cónyuge frente a la sociedad.

wedding-rings-152336_640En síntesis, los inmuebles que se adquieren constante la sociedad de gananciales, y que cuando se disuelve la sociedad está pendiente de abonarse parte del precio, seguirán siendo titularidad de la sociedad de gananciales a pesar de que el resto del precio se abone por uno solo de los cónyuges o excónyuge con dinero privativo. Pero eso sí, y como antes indicamos con otras palabras, este pago dará derecho a un crédito actualizado de su importe en el momento de la liquidación de la sociedad de gananciales, pero nunca a una mayor proporción en la cuota como si de un pro indiviso se tratara. Así, y en este mismo sentido, se pronuncia la STS de 1 de junio de 2006 que, conforme al art. 1347.3 en relación al 1362.2, los pagos posteriores que uno de los cónyuges haya podido realizar para hacer frente al préstamo hipotecario que grava el inmueble no dará derecho al pro indiviso sino a que se cree un crédito a favor del cónyuge por el valor actualizado de los pagos realizados por cuenta de la sociedad de gananciales.

V Adquisición de inmueble empleando dinero en parte ganancial y en parte privativo.

En estos casos será de aplicación lo dispuesto en el art. 1354 CC: Los bienes adquiridos mediante precio o contraprestación, en parte ganancial y en parte privativo, corresponderán pro indiviso a la sociedad de gananciales y al cónyuge o cónyuges en proporción al valor de las aportaciones respectivas.

Hemos de insistir que, aunque es lo habitual que en escritura pública y su posterior inscripción en el Registro la propiedad el inmueble figure a nombre de la sociedad de gananciales -al respecto el art. 95.2 RH señala que el carácter privativo del precio o de la contraprestación del bien adquirido deberá justificarse mediante prueba documental pública, entendiéndose que deberá realizarse en el momento de la adquisición del inmueble-, la presunción de ganancialidad puede quedar desvirtuada al acreditarse prueba en contrario. En este mismo sentido se pronuncia la STS de 11 de diciembre de 2006 que nos dice acertadamente que la presunción de ganancialidad queda desvirtuada al quedar acreditado que en la fecha de adquisición de inmueble simultáneamente el esposo vendió una vivienda privativa cuyo precio entregó para el pago de aquél.

 

Via| Arts. 1346 a 1361 Código Civil

Más información| Comentarios al Código civil, coord. R. Bercovitz Rodríguez Cano, Ed. Aranzadi, Cizur Menor, 2013 (4ª edic.); Regímenes económicos matrimoniales, Constitución, funcionamiento, disolución y liquidación, Antonio Javier Pérez Martín, Ed. Lex Nova, tomo V vol.1, 2009.

Imágenes| Vivienda, matrimonio

En QAH| ¿Quién es el propietario de la vivienda conyugal? (I), ¿Quién es el propietario de la vivienda conyugal? (II)

RELACIONADOS