Cultura y Sociedad, Patrimonio 


¿Quién es el hombre oculto tras “La Habitación azul” de Picasso?

Hace unos días se hizo pública la imagen escondida que reside detrás del lienzo pintado por Pablo Ruiz Picasso titulado “La habitación azul” (1901). La obra pertenece a la Colección Phillips de Washington, y han sido los expertos conservadores que allí trabajan los que, ayudados por otros conservadores de la National Gallery, del museo de Winthertur de Delaware y la Universidad de Cornell, han conseguido una imagen bastante clara de la pintura subyacente.

El retrato desconocido debajo de "La habitación azul"

El retrato desconocido debajo de “La habitación azul”

Se podría afirmar que esta investigación lleva en marcha desde los años 90, cuando a través de la fotografía de rayos X se determinó que el lienzo sobre el que se pintó La habitación azul había sido reutilizado. No fue hasta 2008 cuando se supo con certeza que era un retrato. Ahora, con la técnica infrarroja, con la que se pueden identificar todo tipo de marcas y trazos que el ojo humano no llega a distinguir, se ha establecido que las líneas ocultas muestran un dibujo en vertical consistente en un hombre con barba, en posición pensativa apoyando su cabeza ladeada en una mano con tres anillos. Así pues, la pregunta que todos se hacen es: ¿quién es este hombre?

Los expertos creen que una de las posibilidades señalaría a Ambroise Vollard, el galerista y mecenas francés para el cual Picasso dedicó una importante serie de grabados, la conocida Suite Vollard fechada alrededor de los años 30. En este caso, tomar como comparativa otro de los retratos que de él realizó no nos ayuda, ya que el pintado en 1909 es toda una suerte de descomposición de rasgos característicos de la etapa cubista del artista. Aún así, existen algunas razones como que, a pesar de no ser su marchante oficial, Vollard llevó a cabo en 1901 la primera exposición de Picasso en París.

Ambroise Vollard

Ambroise Vollard

Humildemente me atrevería a añadir una segunda opción a tener en cuenta: Pere Mañach, quizá un tanto desconocido, fue el primer marchante de Pablo Picasso. Se trata del heredero de una familia de industriales barceloneses el cual, además de estar vinculado a las filas del anarquismo, difundió la pintura de los jóvenes artistas catalanes en París. En mayo de 1901, tras idas y venidas a Barcelona, Picasso se estableció, junto con Mañach, en el número 130 del bulevar Clichy de París. En junio se expondría, precisamente en la gallería de Vollard, el cuadro titulado “Petrus Manach” un retrato en el que también esconde algo: debajo del ropaje normal de la época con el que está representado, aparece con un traje de torero. Quizá una clara alusión sarcástica a los ideales anarquistas de su compañero.

Óleo "Petrus Manach" pintado por Picasso en 1901.

Óleo “Petrus Manach” pintado por Picasso en 1901.

En 1902, Picasso y Mañach romperán su relación profesional aunque, durante ese mismo año, seguirán presentes cuadros de Picasso en algunas de las exposiciones organizadas por el marchante. En general, las preguntas para llegar a responder con precisión la identidad de este hombre son numerosas: ¿por qué Picasso rechazó este retrato y reutilizó el lienzo?, ¿cuál podrían ser las razones de retratarle con pajarita?, ¿por qué tres anillos?; realmente, ¿es un personaje real o quizá es ficticio? Probablemente nunca lleguemos a saber a ciencia cierta quién fue este señor y con seguridad, la única conclusión que podamos sacar en claro de este descubrimiento sea que la reutilización de los lienzos es algo más común de lo que pensábamos; por qué ya sabéis… ¡la necesidad hace el invento!

 

Vía | ElPaís

Más información | Ambroise Vollard, Pere Mañach

Imágenes | Retrato, Vollard, PetrusManach

RELACIONADOS