Jurídico 


¿Quedaba algo que reprocharle a la banca? Sí, un cártel

bancos Entre la decepción y el asombro empiezo a asimilar la noticia del cartel entre algunos de los bancos más importantes a nivel europeo e internacional. Cuando estudias derecho de la Unión Europea y crees en la importancia y fortaleza de las instituciones comunitarias, noticias de este tipo son duras de digerir y causan a su vez un poco de euro escepticismo, porque es cuando empiezas a dudar de si esa fortaleza e importancia, puesto que la banca ha sido capaz de desobedecer el derecho de la UE y a sus instituciones. Pero la gravedad de la noticia no solo reside en la acción de manipular los índices, sino que además se trata de bancos que deberían estar compitiendo entre sí mismos, y en lugar de eso están coludiendo.

Recordemos que la finalidad de un cártel es reducir o eliminar la competencia en un determinado mercado. Tales entidades bancarias manipulaban el proceso de formación de los tipos de interés, vinculados a índices de referencia tan importantes como el Euribor (European Interbank Offered Rate), el Libor (London Interbank offered rate) o el Tibor (Tokyo Interbank Offered Rate) y que afectan al cálculo del tipo de interés de hipotecas y créditos para millones de ahorradores particulares y empresas. Tasas que afectan a todo el sector financiero y sirven de referencia  para calcular  el tipo de interés de hipotecas y créditos en la UE. Tales indices tienen que ser el resultado de un procedimiento matemático objetivo y no pueden depender de entidades de credito, ni las mismas pueden influenciar en los indices mediante ningun tipo de acuerdos o prácticas conscientemente paralelas con otras entidades.

El cártel estaba formado por Barclays, UBS, Deutsche Bank, Royal Bank of Scotland, Société Général, JPMorgan, Citigroup y RPMartin, las cuales llegaban a acuerdos que afectaban directamente a los tipos de interés, y que les permitía obtener unos beneficios mayores aun si cabe que todo banco que no estuviera en el cártel, a costa de romper las reglas de mercado y perjudicar a millones de usuarios. La multa impuesta por la Comisión asciende a los 1700 millones de euros. Tanto Barclays como USB acogidos al programa de clemencia, fueron los primeros en denunciar la existencia del cartel y han conseguido librarse de la multa. La multa engloban desde los 725 millones impuestos a Deustche Bank, pasando por los 445 millones de Societé Générale, los 391 millones para RBS hasta la menor cuantía impuesta a RP Martin de 247.000 euros. Aunque la multa pueda parecer cuantiosa, en realidad no lo es tanto. Y es que tomando como referencia a Deustche Bank como el banco al que se le ha impuesto la mayor multa (465,9 millones de euros), tal cantidad es escasa si la comparamos con el beneficio que obtuvo en 2007 cuando existía el cartel, la cual ascendía a los 6.500 millones, en otros términos un 7% del beneficio. Por su parte la Comisión no ha dado muchos datos acerca del cartel, pero sigue investigando en otros mercados como el de las divisas o el del cambio de francos suizos otro tipo de conductas anticompetitivas. Por lo que esto no acaba con esta sanción, si no que podrián producirse nuevas multas consecuencia de otras investigaciones.

Finalmente, para resarcirse del daño los afectados comezarán a reclamar los daños y perjuicios que han sufrido. Lo justo sería que las entidades de crédito recalcularan y devolvieran los intereses cobrados de más. Y en cualquier caso las multas deberían revertir en los consumidores. Pero más importante que todo eso es el daño a la imagen de la banca, que si ya de por si esta muy dañada, la existencia de cárteles empeora aún más la opinión que los usuarios y consumidores tenemos de ella. Si recordamos las veces que se salva a la banca inyectando dinero público, no es una locura pensar que quizás la multa la terminaremos pagando entre todos.

Info | Bruselas da el primer golpe a la banca

Imagen | La Banca

En QAH | ¿Como funciona el Euribor?

En Youtube | Multa  a la banca

RELACIONADOS