Economía y Empresa, Finanzas 


¿Qué varía una subida en la prima de riesgo?

La profundidad de la crisis económica ha popularizado algunos términos que, hasta hace bien poco, solo eran de uso común entre iniciados. Este es el caso de la prima de riesgo, que tan de cabeza trae a todo el mundo. Cuando sube la prima de riesgo, lo que suben son los costes de financiación de la deuda emitida por el Tesoro y, por extensión, de todas las empresas españolas que han emitido títulos de deuda en los mercados financieros (os enlazamos aquí una explicación didáctica y sencilla de por qué ocurre este efecto). El proceso es, sin embargo, algo más complejo y eso es lo que vamos a abordar a continuación.

¿Qué sube cuando sube la prima de riesgo?

¿Qué sube cuando sube la prima de riesgo?

La prima de riesgo es un concepto relativo: es la diferencia que hay entre el interés que ofrecen los bonos de deuda pública española y el de los bonos de Alemania, que es la primera economía de la zona euro, considerada como la más segura de toda la región. La prima de riesgo que copa todos los titulares de prensa es la referida a los bonos con un plazo de vencimiento de 10 años. Esto se hace así porque los bonos alemanes son los más abundantes dentro del mercado de deuda y, por lo tanto, los que mejor pueden reflejar la opinión de los inversores. Pero España, al igual que Alemania, emite deuda con vencimientos a tres, seis, 12 y 18 meses y también a dos, tres, cinco, 10, 15 y 30 años. Así que, en realidad, se podrían calcular primas de riesgo de todos estos plazos. Aquí podéis ver la explicación gráfica que, desde Qué Aprendemos Hoy, os hacemos sobre este complicado concepto financiero:

¿Qué significa una prima de riesgo de 350 puntos? La prima de riesgo es un diferencial de tipos de interés, cada punto porcentual se divide en 100 puntos básicos. Una prima de riesgo de 350 puntos significa que hay una diferencia de 3,5 puntos porcentuales entre la remuneración de España y la de Alemania. Por ejemplo, si el rendimiento de los bonos alemanes fuera del 2%, el de los bonos españoles sería del 5,5% (2+3,5).

El tipo de interés viene determinado por el precio al que se venden los bonos. Cuando un país hace una subasta de bonos, fija un tipo de interés, se llama cupón. Ese cupón se corresponde a un precio determinado. Un bono a 10 años con un cupón del 4% significa que, a un precio 100, el interés del bono será del 4%; se pagarán cuatro euros por cada título. Lo que ocurre es que los inversores rara vez están dispuestos a comprar a precio 100. Si hay mucha desconfianza sobre el país, como ha ocurrido con España, los inversores exigirán un precio inferior. Por ejemplo, 90. El cupón sigue siendo el mismo: cuatro euros por título. Pero al ser el precio de 90, el interés ya ha subido: exactamente es del 4,44%.

Una vez que los inversores tienen el bono en su poder pueden mantenerlo a vencimiento o venderlo en el mercado secundario, la plataforma organizada donde se cruzan las órdenes de compra y venta de todos los inversores. Cuando oímos hablar de la prima de riesgo, se trata de operaciones que tienen lugar en el mercado secundario y, por lo tanto, no repercuten inmediatamente en el coste de financiación del Estado. Lo que ocurre es que cuando el Tesoro hace una subasta, lógicamente el tipo de interés termina siendo muy similar al que ya se está exigiendo en el mercado secundario. Por lo tanto, si la prima de riesgo sube, tarde o temprano eso tendrá su impacto en el coste de financiación. Por otra parte, nunca sube en solitario el tipo de interés exigido a un bono con un plazo concreto: si sube el tipo de interés es porque hay una percepción de riesgo (para profundizar en la relación entre riesgo y tipo de interés les recomendamos este artículo de QAH: Activos Financieros, rentabilidad vs. riesgo) y eso afecta a todos los plazos: desde los tres meses a los 30 años.

¿Por qué afecta a las empresas si estamos hablando de deuda pública? Por la sencilla razón de que la deuda emitida por el Tesoro de un país se considera que es la más segura de ese país. Así, a todas las emisiones de deuda de empresas españolas se les exigirá, como mínimo, el mismo tipo de interés que a la deuda pública y, generalmente, algo más.

Algunos datos recientes sobre una deuda pública que, como veis en el gráfico que encabeza el artículo, se ha estabilizado recientemente: El Tesoro español hizo 109 subastas el año pasado, en las que colocó en total 164.705 millones de euros, a unos tipos medios que oscilaron entre el 1,2% de las letras a tres meses, hasta el 6,1% de los bonos a 30 años. En enero de este año, el Tesoro vendió 21.420 millones de euros, con tipos que fueron del 0,44% a tres meses hasta el 5,69% a 30 años.

 

Más Información| ABC

Imagen| El País | Imagen principal

En QAH| Activos financieros, rentabilidad vs. riesgo | Bonos y obligaciones del Estado | Anclaje al rating soberano | ¿Cómo se originó la crisis económica en Islandia? | ¿Qué es la prima de riesgo? (vídeo)

RELACIONADOS