Derecho del Trabajo, Jurídico 


¿Qué son y cuáles son los límites de los Servicios mínimos?

La huelga en la estiba acapara todos los focos de información estos días. Una huelga que ha sido secundada por casi el 100% de los trabajadores, según han apuntado varios medios de comunicación.

Sin embargo, como ya sabemos, el derecho a huelga es un derecho constitucionalmente reconocido a los trabajadores para defender sus intereses en virtud del artículo 28.2 de la Constitución de 1978 además de la Carta Social Europea de 1961 y por la Carta Comunitaria de los Derechos Fundamentales de los Trabajadores de 1989. Ahora bien, para defender los intereses de los ciudadanos potencialmente afectados por las huelgas, el mismo artículo de la Constitución, y también el Real Decreto-Ley de 1977 sobre Relaciones de Trabajo, señalan la importancia de mantener servicios esenciales para la comunidad durante el periodo de la huelga.

Así pues, los servicios mínimos están contemplados en dicho artículo, que remite a una futura ley reguladora del ejercicio del derecho de huelga para el establecimiento de las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad. En ausencia de tal ley de huelga, hay que acudir al Real Decreto-Ley de 1977, según el cual corresponde a la autoridad gubernativa acordar las medidas necesarias para asegurar el funcionamiento de los servicio tal y como podemos comprobar en su artículo 10.2 de dicho Real Decreto. De hecho, la autoridad gubernativa es parte directamente implicada en el conflicto cuando la huelga se declara en una empresa pública, estando dicha autoridad en que los servicios mínimos funcionen con la máxima normalidad posible. Además, como podemos comprobar en la huelga de los estibadores, dichos servicios mínimos establecidos por el Ministerio de Fomento, han sido establecidos prácticamente en un 100%, algo que las fuerzas sindicales competentes sobre dicha huelga temen les vea afectado, mermado, o atenuado, el derecho a la misma, así como sus efectos, así pues ya han anunciado que impugnarán dicho porcentaje de servicios mínimos establecidos por Fomento, por considerarlos como abusivos.

Como consecuencia de dicha tendencia al alza, de que los servicios mínimos sean establecidos en un porcentaje cercano al 100% el Tribunal Constitucional, en sucesivas sentencias como las STC 51/1986 o 53/1986 ha especificado los requisitos que ha de cumplir la fijación de servicios mínimos por la autoridad gubernativa, así la decisión ha de ser motivada en cuanto a circunstancias especiales se refiere y justificada con la aportación de los datos necesarios que expliquen las razones para tales niveles de servicios mínimos. Por lo tanto, dicho Tribunal considera que han de ser dos los límites por los que han de estar regidos dichos servicios mínimos, que son: el principio de proporcionalidad entre los servicios mínimos y los perjuicios sufridos y/o padecidos por los usuarios y, el grado de esencialidad del servicio afectado por la huelga de los trabajadores, siendo directamente proporcional el aumento de dichos servicios mínimos conforme a la mayor esencialidad de dichos servicios.

RELACIONADOS