Jurídico 


¿Qué son los consorcios administrativos? (II): Conclusión

Como continuación del anterior artículo, seguiremos explicando lo que representan son los Consorcios Administrativos.

Un Consorcio administrativo es una Administración Pública integrada por otras Administraciones Públicas

Lo que diferencia al Consorcio de otras Administraciones Públicas es su base asociativa, un Consorcio es una Administración Pública compuesta por otras Administraciones Públicas. La razón de ser de esta asociación es la gestión pública de intereses comunes, de sectores en los que concurran competencias de distintas Administraciones Públicas. El Consorcio es una técnica jurídica de cooperación interadministrativa.

A diferencia de otras figuras asociativas conocidas en nuestro Derecho, como la Mancomunidad, que asocia sólo a Municipios, el Consorcio es la única fórmula asociativa que permite integrar en una Administración Pública a entidades públicas de diversa naturaleza, siendo éste el elemento definitorio del Consorcio.

También debemos distinguir el Consorcio de la sociedad mercantil en mano pública, que también puede estar formada por Administraciones Pública de diverso orden. Pero, a diferencia del Consorcio, que es un ente público, estas sociedades tienen personalidad jurídica privada.

Así, volviendo a los ejemplos que poníamos al principio de este artículo, un Consorcio metropolitano de transportes se compone de la Administración de la Junta de Andalucía, de los Ayuntamientos del área metropolitana, y de la correspondiente Diputación Provincial. Todos ellos ponen en común la coordinación y gestión del transporte metropolitano, sobre el que concurren competencias diversas de todas estas Administraciones. A través del Consorcio se contrata el servicio, y se presta éste a los ciudadanos, mediante concesión del servicio público a diversas empresas de autobuses.

Lo mismo ocurre con el Consorcio para la conmemoración del Bicentenario de la Constitución de Cádiz, del que forman parte la Administración General del Estado, la Administración de la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial de Cádiz y los Ayuntamientos de Cádiz y San Fernando. En este caso, lo que se pone en común son los actos de celebración del bicentenario de la Constitución de 1812, que es cosa que interesa a todas estas Administraciones, y no a una sola de ellas.

Un Consorcio administrativo también puede integrar entidades privadas sin ánimo de lucro

Por último, debemos apuntar aquí, que es característica del Consorcio la posibilidad de integrar en el mismo no sólo a entidades públicas sino también a entidades privadas, siempre y cuando se trate de entidades sin ánimo de lucro, con finalidades de interés público concurrentes con los de las Administraciones Públicas. Por ejemplo, éste es el caso del Consorcio Sanitario Público del Aljarafe, que, integrado por el Servicio Andaluz de Salud y la Provincia Bética de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, se ocupa de la prestación de asistencia sanitaria a ciudadanos de municipios de la zona del Aljarafe sevillano en el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, formando parte del Sistema Sanitario Público de Andalucía.

Vía| Toscano Gil, F., Los consorcios metropolitanos, IAAP, Fundación Democracia y Gobierno Local, Madrid, 2011.

Imagen| autobús

En QAH| ¿Qué son los consorcios administrativos? (I)

RELACIONADOS