Economía y Empresa, Finanzas 


¿Qué son las sinergias empresariales? ¿Qué tipos hay?

Por sinergia se entiende la acción de dos o mas causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales.

En el mundo empresarial las sinergias pueden surgir en el momento en el que dos o mas empresas unen sus esfuerzos para crear valor para sus accionistas. Ese esfuerzo común procedería de una operación de fusión y adquisición, una alianza estratégica o una joint venture.
El término sinergia suele conducir a error, estando muy extendida la falsa creencia de que la unión de dos empresas produce irremediablemente una sinergia. Al contrario de lo que comúnmente se piensa, solamente se consideraría sinergia cuando la unión de las fuerzas de ambas empresas fuera superior a la suma individual de ambas (1 + 1 > 2, valor de A + B > valor A + valor B, en resumen, el todo no es igual a la suma de las partes).

Existen diferentes tipos de sinergias atendiendo al objetivo que buscan las empresas que deciden fusionarse, adquirir otra empresa, etc.:

  • Sinergias operativas: estas sinergias se refieren a aquellas que afectan al resultado de explotación de la empresa resultante.
    • Sinergias de costes: el objetivo de la unión de dos empresas en este caso es la reducción de costes fundamentalmente a través de economías de escala y de alcance. Por ejemplo, una empresa A adquiere otra B porque con la tecnología de una consigue reducir: la mano de obra  total necesaria, el número de unidades defectuosas, los gastos de transporte…
    • Sinergias de ingresos: el objetivo de la unión de dos empresas en este caso es el aumento de ingresos. Por ejemplo, una empresa A adquiere otra B porque puede vender más productos a través de una red comercial más amplia fomentando el cross-selling o venta cruzada.
  • Sinergias financieras: estas sinergias se refieren a aquellas que afectan al resultado financiero de la empresa.
    • Sinergias financieras puras: Tienen como objetivo conseguir una estructura de capital más eficiente y un menor coste de capital.
    • Sinergias fiscales: Pretende beneficiarse a ambas empresas de ventajas fiscales no aprovechadas. Por ejemplo una empresa con pérdidas querrá adquirir otra que sea rentable para trasladarlas hacia el futuro. Igualmente, una empresa querrá adquirir otra que tenga ventajas fiscales por las pérdidas acumuladas (para reducir beneficios e impuestos), por los créditos por impuestos pagados sobre inversiones, por deducciones impositivas en el extranjero o por la revalorización de activos depreciables. Al igual debemos señalar que el tratamiento fiscal es más favorable en general en fusiones que en adquisiciones.
  • Sinergias estratégicas: estas sinergias se refieren a aquellas que afectan al devenir y viabilidad futura de la empresa e inciden directamente a su Plan Estratégico. Se basan en la obtención de mayores oportunidades de crecimiento, internacionalización, diversificación  horizontal o vertical y otros beneficios estratégicos…

Las sinergías más comunes o más fáciles de obtener en una fusión son las sinergias de costes. Asimismo son las más sencillas de valorar e identificar a través de los métodos comunes de valoración (DCF, transacciones precedentes o múltiplos). Las sinergias financieras y fiscales no son comunes y se consiguen con bastante dificultad. Las sinergias de ingresos y estratégicas suelen ser demasiado optimistas y su valoración suele ser un cálculo subjetivo con tendencia a ser sobrevaloradas.
En conclusión, las sinergias junto con  la prima de control pagada por ellas son aspectos determinantes del éxito de una fusión, adquisición, joint venture… De esta manera podríamos establecer que la regla que determina el éxito de una operación entre dos empresas está en que la prima pagada no supere el valor total de las sinergias producidas.

 

Vía| J. ROSENBAUM, J. PEARL. Investment Banking. Ed. Wiley-Finance. 2009

 

 

RELACIONADOS