Jurídico 


¿Qué son las “piezas separadas”?

Durante los últimos días, hemos sido testigos de las últimas noticias relacionadas con el denominado “caso Blesa”. El juez que instruye la causa, Elpidio José Silva, argumentó la utilización de este recurso procesal para mantener la competencia sobre el mediático caso. Mientras investigaba la presunta concesión fraudulenta de préstamos por Caja Madrid a favor del empresario Gerado Díaz Ferrán, el instructor encontró indicios de un posible delito en la compra del City National Bank de Florida. Aunque las normas procesales obligan, en principio, a enviar estos nuevos indicios a reparto para que, por el juzgado al que correspondiera, se investigase este nuevo delito, el juez dividió el proceso en dos piezas separadas, una para los préstamos a Díaz Ferrán y otra para la compra del banco, asumiendo de esta forma ambas investigaciones.Justicia

Posteriormente, la defensa de Miguel Blesa recusó al juez alegando enemistad manifiesta. Según el artículo 61 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal no podrá intervenir el [Juez] recusado en la causa ni en el incidente de recusación y será sustituido por aquel a quien corresponda con arreglo a la ley” hasta que finalice la tramitación de la recusación. Con el único propósito de evitar este inconveniente, el juez Silva alegó en su auto que la recusación se interpuso en una pieza separada, mientras que la declaración y el auto de prisión de hoy pertenecen a la otra pieza, en la que no está recusado.

¿Pero qué son realmente las llamadas “piezas separadas”? El art. 300 de la LECrim que cada delito de que conozca la Autoridad judicial será objeto de un sumario. Los delitos conexos se comprenderán, sin embargo, en un solo proceso, lo que significa que cada delito que se investiga es sometido primero a las normas de reparto para, de acuerdo con dichas normas, ser turnado a un juzgado de instrucción que se hará cargo de investigarlo en un sumario o causa independiente. Si ese delito se encuentra conectado de alguna forma con otro que ya investiga un juzgado, no serán de aplicación las normas de reparto y se acumulará al mismo sumario para que ambos delitos se investiguen de forma conjunta.

Sin embargo, el juez tiene la capacidad de dividir el procedimiento en piezas separadas para ordenarlo mejor y facilitar su tramitación. También a veces, cuando un sumario es muy voluminoso, se puede dividir cada tipo de documentación en una pieza separada que facilite su manejo. Por tanto, podría decirse que las piezas separadas son simplemente un modo de ordenar el procedimiento, cuando se entiende que ordenarlo cronológicamente dificultaría su manejo.

No obstante, el uso de este recurso que recoge nuestra legislación puede ir ligado a indicios de prevaricación o fraude de ley por parte de Jueces y Magistrados. No perder la competencia sobre un caso que les “apetece” particularmente o el mantenimiento en la calidad de imputados de determinadas personas contra las que todavía no hay pruebas suficientes, son dos de las razones más comunes por las que la utilización de las piezas separadas se ha caracterizado lamentablemente en nuestro país.

Imagen|Justice

RELACIONADOS