Economía y Empresa, Finanzas, Jurídico 


¿Qué son las participaciones preferentes?

Las finanzas se están volviendo más protagonistas de nuestro panorama día a día. Reflejo de esto, es la cantidad de formas de canalizar dinero por todo el mundo que proliferan constantemente en forma de productos financieros. Uno de estos productos, son las participaciones preferentes.

Las participaciones preferentes son un acuerdo mediante el cual tú (como inversor) le cedes dinero a una entidad (banco o empresa) a vencimiento indefinido a cambio de recibir intereses periódicamente.

Vayamos por partes, porque tiene mucha miga el asunto. ¿Quién emite estos productos? Según el emisor, hay dos tipos de participaciones: las de las Empresas y las de Bancos. Las más comunes son las de bancos, pues son un producto complicado y las redes comerciales bancarias facilitan la colocación de las emisiones. Las empresas que quieran emitir participaciones preferentes deberán acudir a un banco para que haga de intermediario.

Dinero a perpetuidad.

Una vez realizada la primera emisión (mercado primarioentran a cotizar como si de acciones de una empresa se tratase (mercado secundario). En teoría se pueden comprar y vender según nos convenga, pero en la práctica, su liquidez es reducida, además de que la tendencia es que estos productos vayan desapareciendo del panorama financiero de aquí a 2022 como fecha límite. Así que normalmente, quien adquiere participaciones debería ser consciente de su dificultad de transmisión.

¿Quién regula todo esto? Pues el AIAF, que aunque está integrado en Bolsas y Mercados Españoles, implica una gestión de la compra-venta y de los precios de cotización muy poco transparentes.

Se podría decir que son un producto híbrido: están a medio camino entre las acciones y la renta fija. Tienen forma de acción porque su rentabilidad es variable. Tienen característica de bono (renta fija) porque se paga un nominal y se tiene derecho a recibir un interés periódico. Puntualicemos:

– Al adquirir participaciones preferentes, no estás entrando en el capital de una empresa/banco, estás participando en su beneficio, si lo hay. Por contrato, el emisor tiene derecho a prescindir de remunerar la participación si en algún momento hay pérdidas. Lo cual implica cierto riesgo.

– La devolución del principal a perpetuidad, o sea, nunca te devolverán el principal que tú les has cedido, pero ellos pueden reintegrarte en cualquier momento (cuando la entidad/empresa prefiera) el valor de mercado de tu participación. Que nunca será la misma o mayor que lo que habías depositado, pues el valor de cotización -recuérdese que cotizan en el mercado secundario- de las participaciones es decreciente (lógico, si por el camino van dando rentabilidad en concepto de intereses).

– Si quiebra la empresa/banco, el Fondo de Garantía de Depósitosno cubre la participación. En caso de disolución de la empresa/banco, tendrán derecho a cobrar la liquidación antes que los accionistas.

– Transcurridos 5 años normalmente, el emisor por ley ha de ampliar la rentabilidad (los intereses a pagar), por eso muchas entidades aprovechan a los 5 años para cancelar las participaciones preferentes.

– Los intereses tributan al 18%, entrando en la base imponible para operaciones de ahorro en el IRPF, y las diferencias en el precio de cotización de la participación, tributan también en el IRPF como ganancia o pérdida patrimonial.

– Han de ofrecer una rentabilidad muy elevada, en la práctica están entre el 9% para bancos solventes como Santander, llegando incluso al 25% en bancos como B.Popular y B.Pastor para contrarrestar así el elevado nivel de riesgo que implican.

– Actualmente, desde organismos europeos se insta a su desaparición, lo que se materializa en cada vez menos emisiones , y cada vez más canjes de participaciones preferentes por acciones ordinarias de la empresa a la que pertenezcan.

A modo de conclusión, las participaciones preferentes implican poca liquidez, mucho riesgo y ofrecen una alta rentabilidad, lo que las convierte en productos complejos con necesidades de información muy importantes para los expertos que las adquieran.

 

Vía| CincoDías

Más información| Noticias Jurídicas

Imagen| Cachincha

RELACIONADOS