Historia 


¿Qué son las crónicas de Indias? Principales cronistas (III)

En ésta tercera y última parte de nuestro pequeño estudio sobre las crónicas de Indias hablaremos sobre los protagonistas principales de estas obras, sus autores, los cronistas de Indias. En las anteriores entregas respondimos a las preguntas de ¿qué son las crónicas de Indias? y ¿cuales son los tipos de crónicas existentes? Ésta vez hablaremos sobre los principales cronistas y sus obras.

En primer lugar, es necesario decir que cuando hablamos de cronista de Indias, debemos de hacer una pequeña subdivisión dentro del término ya que por un lado tenemos al cronista oficial de Indias y por otro lado está el resto de cronistas. El cargo de cronista oficial de Indias era entregado por la Corona para narrar los acontecimientos de la conquista, colonización y evangelización del Nuevo Mundo y comenzó con el que es considerado como primer cronista de Indias: Pedro Mártir de Anglería y sus Décadas del Nuevo Mundo. De entre los principales cronistas oficiales que se fueron sucediendo cabe destacar las importantes figuras de fray Antonio de Guevara o Antonio de Herrera. Como es lógico y sencillo de comprender, estos cronistas realizaban su trabajo por y para la Corona por lo que la información que en sus obras aparece es aceptada por los historiadores como más parcial y ventajista que la del resto de cronistas de Indias. Por otro lado, la mayoría de los mismos, nunca pisaron suelo americano, algo que en muchas ocasiones fue duramente criticado por el resto de cronistas, que en una amplia mayoría, pasaron largo tiempo en las Indias conviviendo con los naturales y conociendo de primera mano aquello que narraban en sus obras. Por supuesto, con esto no pretendo decir que las crónicas de Indias son fuentes objetivas de información, cosa sobre la que ya os hablé en la primera parte de este pequeño estudio pero algo que no se puede poner en duda es el conocimiento de causa de la mayoría de los autores de las mismas sobre los temas que en ellas se tratan.

Dentro del segundo grupo de cronistas entraría el grueso del oficio, es decir, todos aquellos que escribieron sobre las Indias sin ostentar el cargo de cronista oficial. Existen cientos de ejemplos de personas que escribieron sobre muchos aspectos relacionados con el mundo indiano pero aquí únicamente cogeré unos pocos que, a mi modo de ver, ejemplifican lo que fue la cronística indiana. Muchos cronistas importantes se quedan fuera de este estudio como puede ser Pedro Cieza de León, fray Toribio de Benavente, Inca Garcilaso de la Vega o Bernal Díaz del Castillo pues dado el carácter breve de este estudio me es imposible incluirlos a todos. De todos modos, a pie de página os dejo algunas obras en las que se pueden encontrar extensos estudios sobre todos aquellos que no me es posible incluir en este artículo.

Bartolomé de las Casas

Bartolomé de las Casas

Comenzaremos hablando de fray Bartolomé de las Casas. Nos encontramos ante uno de los más conocidos, sino el que más, dentro de la cronística indiana. Ríos de tinta han corrido hablando sobre la vida, obra e importancia del fraile dominico, por lo que no me detendré narrando acontecimientos biográficos que escasa importancia tienen para este estudio. De entre sus numerosas obras, cabe destacar la Brevísima relación de la destrucción de las Indias (1552), por la cual es recordado hasta nuestros días. Si por algo debemos destacar la obra lascasiana es por su defensa de la comunidad indígena y su intento de introducir diferentes métodos de conquista negando incluso la legitimidad de la conquista en su famoso debate frente al humanista Juan Ginés de Sepúlveda en Valladolid (1550). Podemos definir a fray Bartolomé de las Casas como un defensor de la relatividad cultural tan en boga en la actualidad por lo cual fue admirado y duramente criticado en la época. Por otro lado, no podemos dejar de recordar el papel que tuvieron los enemigos de la Corona en el ensalzamiento de la figura del obispo Las Casas ya que su crítica a la conquista recibió una enorme publicidad (e incluso no sería muy desacertado hablar de manipulación) llegando a crearse la famosa Leyenda Negra de la conquista española de las Indias.

Con una importancia similar a la del fraile dominico pero por diferentes razones, nos encontramos con Gonzalo Fernández de Oviedo. La principal obra del afamado cronista fue Historia general y natural de las Indias (1535), en la cual el autor intentó hacer una enorme obra (al estilo de los autores clásicos) en la que apareciera la historia natural (geografía, fauna y flora) y general (acontecimientos y características de los naturales de las Indias). La obra de Oviedo tuvo una enorme importancia ya que abarcó infinitos temas pero a su vez tuvo muchos detractores, como es el caso del propio Bartolomé de las Casas. En general, se puede decir que la opinión que Oviedo expresa en su obra con respecto a los indios es negativa, ya que considera que es necesaria la conquista para sacarlos de la barbarie en la que viven y enseñarles el camino de Dios (pensamiento imperante en el momento) pero no debemos de caer en el presentismo y prejuzgar su obra por ello, ya que no es esa la labor de la historia, sino analizar lo más objetivamente posible los documentos e interpretar su contenido.

José de Acosta

José de Acosta

Cuando hablamos de las crónicas de Indias, no debemos olvidar que el objetivo de las mismas era el de narrar la historia y para ello son necesarios ciertos métodos que muchos de ellos no cumplían. Si hablamos de crónica-historia, no hay duda de que la obra que más se acerca a lo que hoy en día consideramos historia es la del jesuita José de Acosta Historia natural y moral de las Indias (1590). Nada nuevo descubrimos al alabar la obra del padre Acosta, pero aún hoy nos asombramos al ver su tratamiento desde la antropología de las culturas amerindias del Perú. Los estudios de José de Acosta representan el cenit, en lo que a obra histórica se refiere, de la cronística indiana. En un grado algo inferior al del padre Acosta se encontraría la obra de Pedro Cieza de León (en mi opinión al menos), pero como ya he mencionado antes, no es posible hablar de todos aquí.

El último cronista del que voy a hablar aquí va a ser fray Bernardino de Sahagún. De entre las obras de Sahagún hay que destacar su Historia general de las cosas de Nueva España (1585), verdadero monumento etnográfico compuesto de doce libros que apenas tiene precedentes comparables en ninguna lengua. Si algo hay que destacar de este fraile franciscano es su gran labor etnográfica ya que incluso llegó a dominar el nauatl, que es la principal lengua indígena de la zona de Nueva España (México). El nivel de conocimiento que llegó a adquirir Sahagún con respecto a las culturas amerindias del territorio novohispano fue muy profundo, y en gran parte, gracias a su obra hoy en día conocemos más a fondo las culturas Toltecas, Chichimecas o incluso la Azteca.

Es evidente que muchos cronistas importantes quedan sin mencionar en este breve artículo pero creo que Bartolomé de las Casas, Fernández de Oviedo, José de Acosta y Bernardino de Sahagún son grandes representantes de la cronística indiana y de los diferentes enfoques que existieron dentro de la misma.

Vía| VALCÁRCEL MARTÍNEZ, Simón: Las crónicas de Indias como expresión y configuración de la mentalidad renacentista, Granada, 1997. MARTÍNEZ ANDONEGUI, Iñaki: “La presencia del demonio entre los indios de Nueva Granada según las crónicas de Indias (siglos XVI y XVII)”, Mundo Histórico, págs. 1-18. BRADING, David: Orbe indiano. De la monarquía católica a la república criolla (1492-1867), México, 1991.

Imagen|Bartolomé de las Casas, José de Acosta

En QAH| ¿Qué son las crónicas de Indias? Debate historiográfico (I)Las crónicas de Indias. Tipos de crónica (II)El descubrimiento del Nuevo Mundo (I)

RELACIONADOS