Coaching y Desarrollo Personal 


¿Qué significa tener un plan?

 

 

Dicen que es importante tener un plan de vida, saber qué queremos para poder conseguirlo. Pero, ¿qué es realmente tener un plan y cómo puede afectar a nuestro modo de afrontar la vida?

images

A veces interpretamos las palabras demasiado estrictamente y en este  caso, tener un plan puede leerse como algo más complejo de lo que realmente puede ser. En mi opinión, tener un plan no debe significar tener trazado el camino exacto por el que quieres dirigir tus pasos sino que más bien, tiene que ver con saber en qué dirección debe mirar ese camino que poco a poco irás construyendo con tus acciones.

Hay quien piensa que tener un plan puede ser perjudicial, pues al marcarnos unas expectativas concretas, estamos definiendo demasiado nuestra vida, ciñéndola a un objetivo único que si no somos capaces de conseguir, nos impedirá disfrutar de una vida plena. Sin embargo, ¿es posible tener un solo objetivo en la vida? Y lo que es más importante, si fuésemos capaces de conseguir llegar a esa meta que se supone que nos auto imponemos al tener un plan, ¿qué vendría después?,  ¿dejarse llevar hasta el final? Si suponemos que efectivamente, tener un plan significa tener unas aspiraciones y objetivos concretos a los que llegar y por los que trabajar cada día, también suponemos que existe la posibilidad no solo de no conseguirlo y vivir frustrados, sino que también existe la posibilidad de conseguirlo no demasiado tarde y entonces ¿qué?

Cuando hablo de plan me refiero a algo menos constreñido, a una opción de posibilidades mucho más amplia de la que a priori, pueda parecer.  Al hablar de plan, deberíamos entender aspiraciones, ambiciones, motivos por los que levantarnos cada día y seguir luchando.

Creo firmemente en la necesidad de saber qué te gustaría conseguir en la vida, de tener unos objetivos claros, unas metas a las que llegar, pero con cuidado, sin dejarnos llevar por la facilidad de imaginar una vida que quizás nunca podamos llegar a tener. Quizás, lo que trato de decir sea más fácil de explicar al contrario. Me explico, quizás sea más fácil entender lo que digo si planteo que lo que debemos tener absolutamente claro es qué cosas no queremos en nuestra vida. Así, podremos enfocar nuestros pasos hacia aquello que realmente pueda ayudarnos a ser felices.  Al fin y al cabo todo se reduce al auto-conocimiento, a eso que muchas veces nos olvidamos de hacer, hablar con nosotros mismos, conocernos, preguntarnos quiénes somos realmente. Creo que solo así se puede llegar a estar a gusto con uno mismo, solo así se puede llegar a ser feliz con lo que hacemos. Y en mi opinión, a esto se reduce el tener un plan, a conocerse a uno mismo para saber qué es lo que nos ayudará a ser felices cada día, siendo capaces de ese modo, de avanzar y conseguir estar bien con lo que vas construyendo a cada paso. No se trata de fijarse metas que alcanzar para no sentirnos frustrados, se trata de querer superarse cada día, siendo mejores y luchando por ello, se trata de no conformarse cuando consigamos algo, de querer subir más alto, conseguir más retos y aprender por el camino. Se trata, a fin de cuentas, de vivir.

 

Imagen| plan

En QAH| ¿Sabes lo que quieres?

RELACIONADOS