Historia 


¿Qué significa realmente el término Yihad?

 

Combatientes del Estado Islámico

Combatientes del Estado Islámico

La palabra “yihad” se ha traducido normalmente en Occidente como “guerra santa”, sobre todo a partir del resurgir de los movimientos de corte islamista radical, a los que en la actualidad se les califica como grupos “yihadistas”. La génesis de estos grupos la podemos rastrear en el Afganistán de los años 80, que dio origen al movimiento “muyahidín” como respuesta a la invasión militar de la Unión Soviética, e incluso en los conflictos étnicos y religiosos acaecidos en los Balcanes en los 90. En nuestros días, el “monopolio” del “yihadismo” lo ostenta el archiconocido Estado Islámico y todos sus seudónimos, que operan en amplias zonas de los actuales Irak, Siria, Afganistán y Libia. ¿Pero realmente en nuestro mundo occidental conocemos el significado de la palabra “yihad”?

Para entender realmente el significado de este término, hay que remitirse irremediablemente al Corán, libro sagrado de la religión islámica. Este texto contiene el conjunto de revelaciones que Dios (Alá) trasmitió a Mahoma a través del arcángel San Gabriel. Por lo tanto, según la creencia musulmana, las palabras que aparecen en el Corán provienen directamente de Dios, sin sufrir ningún tipo de interpretación ni modificación, limitando el papel de Mahoma a mero trascriptor. A su vez el Corán se subdivide en capítulos (suras) y en versículos (aleyas).

La palabra yihad en árabe significa esfuerzo, siendo literalmente la responsabilidad que tiene todo hombre de hacer el bien para que vivamos en paz y justicia, teniendo a Dios como guía, ya que para realizar esta tarea siempre se requiere mucho esfuerzo o yihad. A la persona que se dedica en cuerpo y alma a esta tarea se la conoce como muyahid, dedicando su tiempo a este esfuerzo, utilizando todos los medios a su alcance, e incluso poniendo su vida en ello.

El concepto de yihad  tradicionalmente se subdivide en dos ideas, la yihad mayor y la menor. Esta división se basa en los escritos sobre los dichos, hadiz, de Mahoma. La yihad mayor sería la lucha que cada uno mantiene en su interior para vencer los deseos carnales y las inclinaciones malignas. Por otro lado, la yihad menor es alentar a los demás para que consigan el mismo objetivo, purificándose de los pecados y alcanzando la verdadera humanidad.

La yihad menor normalmente se la ha asociado a una lucha por la causa de Dios, principalmente militar, pero esta no es su única acepción, ya que incluye toda acción realizada por Dios en beneficio de la comunidad, desde una simple sonrisa hasta empuñar una espada. Es un concepto más materialista y externo, todo lo contrario que la yihad mayor, que es la lucha que cada persona realiza en su interior para controlar y someter sus impulsos e instintos, al estilo del ascetismo cristiano. Estas dos ramas de yihad se complementan, siendo imposible para un musulmán practicante separar ambas ideas.

Dentro de nuestra mentalidad occidental inevitablemente asociamos la idea de yihad con la guerra santa, aunque dentro de la lengua árabe no tiene mucho que ver. Para decir guerra santa se utilizarían los términos harb muqadasah, expresión que nunca aparece en el Corán. La asociación entre yihad y guerra santa es una creación muy posterior a la época de la redacción del Corán.

Por otro lado, de forma general también se asocia como objetivo final de la guerra santa la conversión de todos los no creyentes a la religión islámica propiciando la dominación mundial de las enseñanzas de Mahoma, pero esta idea tampoco aparece en el Corán, más bien todo lo contrario, “A cada uno de vosotros le hemos asignado una ley y un modo de vida [distintos]. Y si Dios hubiera querido, ciertamente, os habría hecho una sola comunidad: pero [lo dispuso así] para probaros en lo que os ha dado. ¡Competid, pues, unos con otros en hacer buenas obras! (Corán 5:48)”.

El Corán

El Corán

Aunque esto no quiere decir que la violencia no aparezca reflejada en el Corán, se podrían citar multitud de suras que hablan de combatir, especialmente contra las religiones del Libro, judíos y cristianos, que han escuchado la palabra de Alá, pero no la han aceptado: “Combatid contra quienes, habiendo recibido la Escritura, no creen en Dios ni en el último Día, ni prohíben lo que Dios y su Enviado han prohibido, ni practican la religión verdadera, hasta que, humillados, paguen el tributo directamente (Corán 9:29) ”.

Pero está cita no es la única: “Combatid por Dios contra quienes combatían contra vosotros, pero no os excedáis. Dios no ama a los que se exceden. Matadlos donde deis con ellos, y expulsadlos de donde os hayan expulsado. Tentar es más grave que matar. No combatáis contra ellos junto a la Mezquita Sagrada, a no ser que os ataquen allí. Así que, si combaten contra vosotros, matadlos: esa es la retribución de los infieles (Corán 2: 190-191)”

Además el Corán exhorta a los creyentes que estén preparados para cualquier tipo de eventualidad, principalmente militar: “Preparad contra ellos toda la fuerza, toda la caballería que podáis para amedrentar al enemigo de Dios y vuestro y a otros fuera de ellos, que no conocéis pero que Dios conoce. Cualquier cosa que gastéis por la causa de Dios os será devuelta, sin que seáis tratados injustamente (Corán 8:60)”.

Pero no solo en el Corán aparecen citas violentas, también en la Biblia se pueden leer este tipo de actos, aunque no son tan abundantes como en el Corán: “Saca al blasfemo del campamento y que muera apedreado (Levítico 24:13-16)”. 

El Islam, que literalmente significa paz, salvación y sumisión, no se puede reducir solo a una visión violenta y agresiva, la cual está muy presente en el Corán, ya que sería un punto de vista sesgado e incompleto, también abundan las citas que promueven la justicia y la paz: “Por esta razón prescribimos a los Hijos de Israel que quien matara a una persona que no hubiera matado a nadie ni corrompido en la tierra, fuera como si hubiera matado a toda la Humanidad. Y que quien salvara una vida, fuera como si hubiese salvado las vidas de toda la Humanidad (Corán 5:32)”.

Como conclusión, apuntar que el actual movimiento yihadista, tan presente en las noticias, es solo una parte de la inmensa realidad que significa el Islam, y que multitud de creyentes musulmanes están en contra de este tipo de prácticas más que cuestionables.

 

Vía| Mundo Árabe; Valores Religiosos

Más Información| El Corán, traducción de Julio Cortés, Editorial Herder, Barcelona, 2005

Imágenes| Combatientes del Estado Islámico; El Corán

En QAH| Raíces históricas del Estado Islámico, La Imagen de Mahoma en el Islam y en la Historia

RELACIONADOS