Derecho Civil, Jurídico 


¿Qué responsabilidad tengo si soy testigo en una escritura?

Las personas que firman en los documentos notariales como testigos suelen interesarse o preocuparse por su responsabilidad y suelen hacerlo generalmente tras la firma del documento en que es necesaria su presencia.

¿Y yo puedo tener algún problema por esto? 

Así que se me ocurrió pedir a mi amigo Pedro que oposita a notarías que me enviara su tema de Notarial sobre la intervención de testigos y lo voy a utilizar (resumidamente) para este post.

FUNDAMENTO

No está muy claro el fundamento de la exigencia de intervención de testigos en los instrumentos públicos, si bien sus partidarios suelen señalar que refuerzan las garantías y la prueba del otorgamiento y acentúan la solemnidad. Sin embargo la evolución de la institución notarial puso de manifiesto la debilidad de estos fundamentos, ya que si el Estado confiaba en el Notario otorgándole fe pública, no tiene sentido que desvirtúe esta confianza, imponiendo la presencia de testigos. Por ello, la reforma de 1939 de la Ley del Notariado suprime la necesidad de los mismos en los instrumentos inter vivos y la de 1991 en los testamentos, salvo casos especiales.

NECESIDAD

  • Artículo 180 del Reglamento Notarial.
  • Artículo 209 bis del Reglamento Notarial.
  • Artículo 697 del Código Civil que constituye el supuesto más habitual.
  • Y Artículo 707 del Código Civil.

CLASES

De conocimiento: Tienen como única misión la de identificar a los otorgantes no conocidos directamente por el Notario.

  • Artículo 23 de la Ley del Notariado.
  • Artículo 184 del Reglamento Notarial.

Instrumentales: Son aquellos que han de intervenir por exigencia legal o reglamentaria y han de presenciar el acto de lectura, consentimiento, firma y autorización de una escritura pública.

  • Artículo 185 del Reglamento Notarial.

Asertorios: Son los que formulan en el instrumento declaraciones de verdad o de falsedad acerca de las manifestaciones de los comparecientes, interviniendo principalmente en las actas de notoriedad.

CAPACIDAD PARA SER TESTIGO EN EL ACTO INTER VIVOS Y MORTIS CAUSA.

ACTOS INTER VIVOS

Artículos 181 y 182 del Reglamento Notarial. El 182 se remite al Artículo 42 del propio Reglamento.

ACTOS MORTIS CAUSA

Artículos 681 y 682 del Código Civil.

FIRMA DEL DOCUMENTO NOTARIAL POR LOS TESTIGOS

Artículo 186 del Reglamento Notarial.

Ya tenemos la normativa aplicable así que, ahora veamos la responsabilidad.

Testigos de conocimiento

Tienen como única misión la de identificar a los otorgantes no conocidos directamente por el Notario.

La intervención de los testigos de conocimiento no es frecuente en la actualidad puesto que el Artículo 23 de la Ley del Notariado establece:

“Si se trata de escrituras públicas relativas a actos o contratos por los que se adquieran, declaren, constituyan, transmitan, graven, modifiquen o extingan el dominio y los demás derechos reales sobre bienes inmuebles, o a cualesquiera otros con trascendencia tributaria, los comparecientes acreditarán ante el Notario autorizante sus números de identificación fiscal y los de las personas o entidades en cuya representación actúen, de los que quedará constancia en la escritura”.

Puesto que el compareciente ha de acreditar su N.I.F. y difícilmente lo podrá hacer sin el D.N.I. siendo la falta de D.N.I. la causa por la que suelen ser necesarios los testigos de conocimiento, su intervención es muy poco frecuente, aunque podría recurrirse a la identificación por testigos y luego a la acreditación a posteriori del N.I.F. a los efectos del indicado artículo. Es conveniente que la identificación por los testigos se complemente con algún otro tipo de documentos, por ejemplo, con el el carnet de conducir.

En aquellos casos en los que un testigo que ha de ser conocido del (por el) Notario, identifique falsamente a un otorgante, para empezar, al que se le puede caer el pelo es al propio Notario pues el mismo Artículo en otro apartado establece que:

“El Notario que diere fe de conocimiento de alguno de los otorgantes, inducido a error sobre la personalidad de estos por la actuación maliciosa de ellos mismos o de otras personas, no incurrirá en responsabilidad criminal, la cual será exigida únicamente cuando proceda con dolo. En tal supuesto el Notario, sin perjuicio de lo anterior, será inmediatamente sometido a expediente de corrección disciplinaria con la obligación de indemnizar los daños y perjuicios que se hayan producido por tal error a terceros interesados”.

Y al margen de la responsabilidad disciplinaria, y de que el Notario sea quien indemnice los daños y perjuicios (si ha habido dolo, no lo olvidemos) ¿qué responsabilidad criminal es esa? pues la del Artículo 390.3º del Código Penal que luego cito.

Y el testigo, ¿“se va de rositas”? Pues me dicen mis amigos fiscales (yo también me aplico el Que Aprendemos Hoy) que tal vez su conducta podría incardinarse en el mismo precepto en base al Artículo 391 (que también cito luego), y que la responsabilidad del testigo sería la exigible en la vía civil por el resultado que se haya logrado como consecuencia de su declaración. En algún caso excepcional si esa actitud falsaria determinara la comisión de un delito patrimonial o societario, se podría responder a título de cómplice y hasta de cooperador necesario. Incluso sería posible la aplicación de la figura del participe a título lucrativo.

Testigos instrumentales

Son aquellos que han de intervenir por exigencia legal o reglamentaria y han de presenciar el acto de lectura, consentimiento, firma y autorización de una escritura pública.

Su responsabilidad no pasa de “molestia”. Así que a la pregunta de “y ¿yo puedo tener algún problema?”, la contestación es “más bien, podría tener alguna molestia si en algún momento le pudieran a usted citar para comparecer a declarar en algún procedimiento judicial relativo a lo que ha presenciado usted hoy”.

Testigos asertorios

Son los que formulan en el instrumento declaraciones de verdad o de falsedad acerca de las manifestaciones de los comparecientes, interviniendo principalmente en las actas de notoriedad.

La falsedad documental es un tipo penal que puede cometerse por el Notario; el testigo (el particular), que no dice la verdad en el instrumento se ve afectado por lo que establece el Artículo 392.1 del Código Penal que dice:

“El particular que cometiere en documento público, oficial o mercantil, alguna de las falsedades descritas en los tres primeros números del apartado 1 del artículo 390, será castigado con las penas de prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses”.

Esos tres números señalan lo siguiente:

1.º Alterando un documento en alguno de sus elementos o requisitos de carácter esencial.
2.º Simulando un documento en todo o en parte, de manera que induzca a error sobre su autenticidad.
3.º Suponiendo en un acto la intervención de personas que no la han tenido, o atribuyendo a las que han intervenido en él declaraciones o manifestaciones diferentes de las que hubieran hecho.

Pero existe un número 4.º que se refiere a cometer falsedad “faltando a la verdad en la narración de los hechos”.

Entonces, ¿qué responsabilidad tendría el particular que falte a la verdad en la narración de los hechos? 

La responsabilidad del testigo (como en el caso del testigo de conocimiento), sería la exigible en la vía civil por el resultado que se haya logrado como consecuencia de su declaración, con los mismos casos excepcionales antes expuestos.

Hasta otra. Un abrazo. Miguel Prieto Escudero. Notario de Pinoso (Alicante)

Vía| www.justitonotario.es

Imagen| Escritura

RELACIONADOS