Historia 


¿Qué relación tienen la batalla de Lepanto y el origen del rezo del rosario?

 

El próximo 7 de octubre se celebra en el mundo católico la festividad de la Virgen del Rosario, por otro lado también es el aniversario de la victoria cristiana en la batalla de Lepanto contra la armada otomana en 1571. Pero ¿qué relación tiene dicha festividad religiosa con esta victoria militar?

Mapa del Imperio Otomano durante el siglo XVI y XVII

Mapa del Imperio Otomano durante el siglo XVI y XVII

Para comprender esta coincidencia hay que remontarse a los siglos XV y XVI, durante los cuales los choques entre el Imperio Otomano y los distintos reinos cristianos de Europa habían sido continuos en el Mediterráneo y en la Europa oriental.  Desde la conquista de Constantinopla en 1453, hasta el asedio de la isla de Malta en 1565, pasando por el asedio de Viena de 1529, entre otros enfrentamientos.

Pero a la política expansionista del Imperio Otomano le surgió un duro competidor, que también pretendía dominar Europa durante estos mismos años, nos referimos al Imperio español del siglo XVI, forjado durante el reinado de los Reyes Católicos, y que alcanzó su plenitud durante los reinados de Carlos V y Felipe II.

Cuadro que representa la batalla de Lepanto

Cuadro que representa la batalla de Lepanto

Con estos precedentes, era más que probable que ambas potencias chocaran en un enfrentamiento militar que marcara el devenir del Mediterráneo. Esta ocasión se dio en la batalla naval de Lepanto, acaecida el 7 de octubre de 1571, en el Golfo de Corinto, en la actual Grecia, que por aquellos años era una provincia del Imperio Turco. Como diría más adelante Miguel de Cervantes, autor del Quijote y soldado en esta batalla: “Lepanto fue la más grande ocasión que vieron los siglos”.

Ante la amenaza de una escuadra otomana que se dirigía al Mediterráneo occidental, las principales fuerzas cristianas del Mediterráneo se unieron en una alianza, auspiciada por el Papa, conocida como la Santa Liga. De esta manera el conflicto militar contra los otomanos alcanzó una dimensión religiosa, similar a la de las cruzadas medievales, fundamental para comprender adecuadamente la importancia de la batalla. La mayor fuerza aportada a esta coalición era la armada española, combatiendo junto a algunos Estados italianos, como Venecia o Génova, las fuerzas papales, y los caballeros de la Orden de Malta.

Don Juan de Austria, comandante supremo de la Santa Liga

Don Juan de Austria, comandante supremo de la Santa Liga

El Papa, principal inductor de la Santa Liga, puso al frente de la coalición al general español Don Juan de Austria, hijo bastardo de Carlos V, aunque reconocido por este, y por lo tanto hermanastro de Felipe II. Don Juan de Austria había logrado sofocar la famosa rebelión de las Alpujarras en 1570, siendo esta su principal credencial militar.

Tras una lucha muy ajustada, Don Juan de Austria y sus aliados infringieron una derrota aplastante al Imperio Otomano. De nada sirvió a los turcos su superioridad numérica, tanto en barcos como en hombres, al final el factor más decisivo fue la superioridad técnica cristiana, que tenía más y mejores cañones y arcabuces.  A raíz de la derrota de Lepanto, el Imperio de la Sublime Puerta nunca más supuso una amenaza real para la Europa cristiana.

El Papa Pio V

El Papa Pio V

El instigador de la alianza, el Papa Pio V, que más adelante fue elevado a los altares, encomendó la batalla a la Virgen del Rosario, atribuyendo la victoria a su intercesión. En los días previos a la batalla, el Sumo Pontífice comenzó a rezar el rosario, pidiendo al resto de fieles católicos que también lo hicieran, incluso a los soldados que formaban parte de la flota, y que lo rezaron justo antes de la batalla. Como muestra de hasta qué punto llegó la devoción de este rezo, cuenta la tradición que cada vez que el Papa pedía un rosario para rezarlo decía: “dadme el arma, dadme el arma”.

Aunque el inicio del rezo del rosario se le atribuye al fundador de la orden dominica, Santo Domingo de Guzmán en el siglo XII, esta oración no se popularizó en todo el mundo cristiano hasta el triunfo de Lepanto. Tras la batalla, se consagró el día 7 de octubre a la Virgen del Rosario, conocida anteriormente como Virgen de las Victorias.

 

Vía| Diario Ya, Muy Interesante

Más Información| Catholic.net

Imagen| Mapa Imperio Otomano; Batalla de Lepanto; Don Juan de Austria; Papa Pio V

En QAH| Los jenízaros: guardia pretoriana del Sultán; El hombre y el mar en tiempos de Felipe II

RELACIONADOS