Jurídico 


¿Qué puede hacer una empresa cuando un empleado es detenido?

ENF-MENORES-5-8/10/1998El supuesto en cuestión es el siguiente: el señor “X” desaparece de su puesto de trabajo de portero de un edificio particular. El presidente de la Comunidad de Vecinos de dicho edificio averigua que la desaparición de este señor se debe a que se encuentra en situación de detención provisional por quebrantamiento de orden de alejamiento. Esta detención provisional ha venido durando diez y siete días en los cuales, lógicamente el señor “X” no ha desempeñado sus obligaciones laborales. Ante esta situación, no le ha quedado otro remedio a la Comunidad de vecinos en cuestión que contratar temporalmente a un sustituto para que realice las labores de mantenimiento y vigilancia de las instalaciones por lo que acuden a un despacho de abogados y preguntan qué deben hacer con el contrato del señor “X” y si pueden o no despedirle.

En este sentido, procede acudir al Estatuto de los Trabajadores, el cual en su art. 45.1.g es claro al respecto: “1. El contrato de trabajo podrá suspenderse por las siguientes causas: (…) g. Privación de libertad del trabajador, mientras no exista sentencia condenatoria.” Asimismo, el art. 45.2 del mismo texto legal regula los efectos concretos de la suspensión: “La suspensión exonera de las obligaciones recíprocas de trabajar y remunerar el trabajo”. Una vez suspendido el contrato la Comunidad de Propietarios puede dejar de pagar al trabajador en cuestión, en tanto en cuanto que ha dejado de desempeñar su trabajo.

El trabajador detenido, debería comunicar a la Comunidad de Vecinos su situación, sin que nuestra legislación exija un medio específico, bastando la puesta en conocimiento fehaciente al empleador por cualquier medio normal y razonable que se encuentre al alcance de las posibilidades del trabajador.

El hecho que determina la suspensión del contrato, no es la pendencia de la causa penal que esté en marcha, sino la concreta privación de libertad, de manera que cuando esta privación cesa por la concesión de la libertad definitiva o provisional, cesa la suspensión del contrato de trabajo, teniendo el trabajador derecho a ser reincorporado a su puesto. De no ser reincorporado al puesto de trabajo una vez cese la situación de detención provisional, el trabajador podrá reclamar al empleador por despido.

Como consecuencia de ulterior condena firme, la falta de asistencia al trabajo durante el periodo en que el trabajador permaneció en prisión, pierde su justificación, y deja de tener la cobertura de la situación suspensiva, configurándose como una falta muy grave de ausencias injustificadas al puesto de trabajo y procediendo ya el despido, en este caso justificado por motivos obvios.

Ahora bien, ¿Debe la Comunidad de Vecinos continuar cotizando a la Seguridad Social en favor del empleado detenido? Nuestra jurisprudencia ha venido entendiendo que no procede y que el periodo de suspensión de la relación laboral del trabajador privado de libertad implica la no cotización ni su retribución por lo que la Comunidad puede dar de baja al trabajador de la Seguridad Social. Tampoco dicho periodo computa a efectos de antigüedad, ni para el cálculo para la indemnización por despido. En este sentido se ha manifestado el Tribunal Supremo en sus sentencias de 28 de enero de 1990 y de 9 de marzo de 1994.

Por todo lo expuesto, recomendaremos al Presidente de la Comunidad de Vecinos que proceda a la suspensión del contrato de trabajo de dicho trabajador y consecuentemente  se cese en el pago de su salario mensual y se proceda a dar de baja al mismo hasta que éste retorne a su puesto de trabajo. En caso de posterior condena al trabajador a pena privativa de libertad a través de sentencia firme procederá su despido.

Vía| Estatuto de los Trabajadores, STS de 28 de enero de 1990 y STS de 9 de marzo de 1994

Imagen | Detención

RELACIONADOS