Actualidad Económica, Economía y Empresa, Panorama Internacional 


¿Qué pasaría si Grecia saliese del Euro? (I): Las consecuencias para la propia Grecia

La falta de acuerdo entre Grecia y sus acreedores internacionales ha generado un clima de tensión e incertidumbre que ha suscitado numerosas especulaciones acerca de cuál será el futuro de Grecia. Una de las hipótesis que se baraja es la de que Grecia abandone el Euro, de hecho, el propio Banco de Inglaterra ha pedido a las entidades financieras británicas que estén preparadas para este posible escenario. En caso de que Grecia optara por este camino, las consecuencias serían trascendentales, no solo para el devenir de la propia Grecia y la Eurozona, sino también de la economía mundial. En este artículo, trataremos de abordar cuáles serían las consecuencias de esta decisión para la economía griega.

En primer lugar, vamos a determinar qué aspectos positivos tendría para Grecia su salida de la Eurozona. Por un lado, la salida del Euro supondría la vuelta a su moneda antigua, el Dracma, de forma que Grecia recuperaría el control de la política monetaria y cambiaria, anteriormente en manos del BCE. Esto permitiría a Grecia la impresión de dinero para pagar a sus acreedores internacionales (posiblemente se produzca una quita), así como una devaluación de su moneda para ganar competitividad. Es decir, con un dracma devaluado, los productos y servicios griegos serán más atractivos, dado que son relativamente más baratos para el resto de países, de tal forma que se produciría un aumento sustancial de sus exportaciones.

A pesar de estas ventajas, existen multitud de consecuencias negativas que teñirían de negro el panorama griego en caso de salida de la Unión Monetaria. En primer lugar, la impresión de dinero para pagar a sus acreedores daría lugar a un proceso inflacionario que, unido a la existencia de un Dracma devaluado, conduciría a un empobrecimiento generalizado del pueblo griego. Asimismo, los inversores y cualquiera que tenga su dinero en Dracmas se darían cuenta que su dinero estaría perdiendo valor si lo siguen manteniendo en la moneda nacional, de modo que intentarán refugiarse en otra divisa, produciéndose así una fuga de capitales. No hace falta decir que si todos los griegos comienzan a retirar su dinero de los bancos para sacarlo del país se produciría una quiebra del sistema financiero griego. Ante esta situación, la única alternativa griega sería establecer un intenso control de capitales, eso que llamamos “corralito”. Por otro lado, la existencia de una moneda devaluada encarecería las importaciones griegas, algo especialmente relevante dada su dependencia externa de carburantes. Y, por último, las empresas griegas tendrán serias dificultades para pagar sus deudas externas (valoradas en otra moneda), de modo que aumentará el número de quiebras de empresas griegas.

grecia  -

Estas son las principales consecuencias económicas para Grecia de su ruptura con la Unión Monetaria, pero también tendría un gran impacto político y social. Asimismo, esta decisión marcaría el devenir de la Eurozona e influiría sobre la estabilidad de la economía mundial como veremos en la próxima entrada. En este contexto, y dada la situación de estrangulamiento económico que sufre Grecia actualmente, lo más prudente y sensato sería optar por un camino intermedio (menos drástico), es decir, realizar una quita de deuda parcial y acordar un calendario de pagos y ajustes más flexibles.

Vía| elEconomista

Imagen| MoninvestNews  elEconomista

En QAH|Despilfarro a la griega, Grecia y la deuda odiosa,  ¿Por qué Alemania no debería ser tan dura con Grecia? (I) y (II)

RELACIONADOS