Derecho Internacional, Jurídico 


¿Qué papel puede jugar la legítima defensa en el conflicto entre las dos Coreas?

¿Qué papel puede jugar la legítima defensa en el conflicto entre las dos Coreas?

¿Qué papel puede jugar la legítima defensa en el conflicto entre las dos Coreas?

La escalada de tensión actual en la Península de Corea (que tiene una base histórica, explicada anteriormente en QAH), ha reavivado el debate sobre la amplitud de la legítima defensa, como excepción a la prohibición del uso de la fuerza por la ONU.

La legítima defensa es un concepto que existe en todos los ordenamientos jurídicos, y también es parte de la costumbre internacional (asunto Carolina, 1837). El artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas lo recoge: “Ninguna disposición de esta Carta menoscabará el derecho inmanente de legítima defensa, individual o colectiva (de ahí la participación de EE.UU, como apoyo a Corea del Sur, basado en su Tratado de Defensa Mutua, de 1954), en caso de ataque armado contra un Miembro de las Naciones Unidas…”. El uso de este derecho debe cumplir con los requisitos de inmediatez, necesidad, y proporcionalidad.

El requisito de la inmediatez puede jugar un papel primordial en este conflicto, teniendo en cuenta las declaraciones, ya que esta condición implica que el uso de la legítima defensa debe llevarse a cabo inmediatamente después de que el ataque armado haya ocurrido, y no como una venganza años después, con la excepción de la legítima defensa anticipada. Este elemento temporal ha planteado muchos problemas respecto a la compatibilidad de la Carta.

La doctrina mayoritaria defiende la legalidad de la “legítima defensa anticipada”, y excluye la conocida como “legítima defensa preventiva”, extendida en la doctrina en EE.UU:

– Legítima defensa anticipada: recogida genuinamente por el “Institut de Droit International” en una Resolución en 2007: surge para el Estado objetivo si se da un ataque manifiestamente inminente. Sólo puede ser ejercitado para abortar o repeler el mencionado ataque. Este modelo (admitido por la ONU), ampararía la hipotética actuación de Corea del Sur -junto a EE.UU-, si su grupo de inteligencia probase con meridiana claridad que va recibir un ataque inminente de misiles de su vecino norteño.

– Legítima defensa preventiva: surge como respuesta a un ataque armado que no es inminente, pero que podría llevarse a cabo en cualquier momento del futuro (el caso de la Guerra de Iraq o el ataque Iraquí a  un reactor nuclear Iraní en 1981). Este tipo de legítima defensa ha sido rechazado por la ONU. Si Corea del Norte llevase a cabo una ofensiva basándose en que creen que Corea del Sur está recibiendo tropas de EE.UU para atacarle, sería ilegal.

Por lo que, en definitiva, podría afirmarse que un uso de la legítima defensa basada en la doctrina de la legítima defensa anticipada, por las partes en conflicto, sería lícito (cumpliendo los requisitos de proporcionalidad y necesidad), mientras que si está amparada en la legítima defensa preventiva, sería contrario al Derecho Internacional, y vulneraría el sistema implantado en la Carta de las Naciones Unidas.

Vía| Libro “Public International Law”, de Alina Kaczorowska.

Más información|infoderechopenal.es, Hanse Law Review

Imagen| Coreas

En QAH| Corea del Norte (II): ¿Es una posibilidad real el conflicto armado?, ¿Puede justificarse la guerra legalmente?

RELACIONADOS