Economía y Empresa 


¿Qué opina la Fiscalía General del Estado de la responsabilidad penal de la persona jurídica?

Recientemente ha sido publicada la Circular 1/2016  de la Fiscalía General del Estado sobre la responsabilidad penal de las personas jurídicas. Dicha circular analiza el artículo 31 bis del CP modificado por la LO 1/2015, de 30 de marzo, y lo hace con el ánimo de establecer criterios interpretativos comunes para el Ministerio Fiscal y, por ende, para el resto de operadores jurídicos.

La reforma del Código Penal establecía que las personas jurídicas serán penalmente responsables de los delitos cometidos en su nombre o por cuenta de las mismas y en su beneficio por sus representantes legales, personas autorizadas a tomar decisiones en nombre de la persona jurídica o los que ostenten facultades de organización y control, así como por aquellos sometidos a la autoridad de los anteriores. A este respecto, se ha pronunciado la Circular que advierte que basta con que quienes cometan el delito estén bajo la dirección, supervisión, vigilancia o control de la compañía, sin que sea necesario que se establezca “una vinculación formal con la empresa a través de un contrato laboral o mercantil, quedando incluidos autónomos o trabajadores subcontratados y empleados de empresas filiales”.

Los puntos principales a destacar de dicha Circular son los siguientes:

  • La Circular se refiere al concepto de beneficio indirecto, no solo como un beneficio económico sino también como un ahorro de costes, mejora de la reputación empresarial, posición estratégica, etc.
  • El Ministerio Fiscal examinará si los modelos de prevención de delitos cuentan con el apoyo de la Alta Dirección y son parte de una auténtica cultura ética corporativa para valorar su idoneidad o no, lo cual debe ser probado por la empresa. El objetivo del Modelo debe ser el establecimiento de una cultura ética interna y no tanto eludir la sanción penal.
  • Estos modelos deberán estar adaptados a la realidad de cada organización y a sus circunstancias específicas.
  • Se tendrá en especial consideración el descubrimiento de delitos por la propia persona jurídica y la puesta en conocimiento de las autoridades, así como el comportamiento en el pasado (en positivo o negativo) ante la comisión de un delito.
  • Se considera que los canales éticos son uno de los elementos clave de los modelos de prevención y que éstos incrementarán su efectividad según aumente su nivel de externalización.
  • La persona jurídica podrá ser penalmente responsable aún en aquellos casos que cometa por imprudencia los siguientes delitos: insolvencias punibles, delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente, el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

Vía| Fuente propia: GPartners, Asesores Forenses y Financieros, S.L
Más información| Circular 1/2016 de la Fiscalía General del Estado
Imagen| www.euroresidentes.com/empresa/derecho-mercantil/oficial-de-cumplimiento-o-compliance-officer-funciones-y-responsabilidad

RELACIONADOS