Economía y Empresa 


¿Qué ocurriría con una moneda local en Barcelona?

En los últimos días, sobre todo tras la victoria de Ada Colau en las elecciones municipales de Barcelona, se viene comentando una de sus propuestas económicas a nivel local. A saber, la creación de una moneda local. Antes de analizar los principales efectos de la creación de moneda local, cabe destacar que no sería el único caso si finalmente se lleva a cabo por parte del futuro equipo de gobierno de la capital catalana. Otras ciudades han implementado esta medida.

Crear moneda de forma artificial y de espaldas a las necesidades del mercado, es decir, sin tener en cuenta los mecanismos de oferta y demanda, provoca efectos devastadores en la economía. Recordemos que es la oferta y la demanda la que debe establecer el valor de una moneda. Es decir, si una moneda es fuertemente demandada en relación con la oferta, el valor de dicha moneda crecerá.

Sobre la creación de una moneda local en Barcelona

Sobre la creación de una moneda local en Barcelona

¿Qué ocurriría con una moneda local barcelonesa? inevitablemente, al ser una moneda de aplicación local, su valor no podría ser equiparable a la moneda de curso legal oficial, el euro. Es decir, no existiría paridad real entre esa posible moneda local y el euro, debido principalmente a que quienes la obtuviesen, la intercambiarían en el área urbana de Barcelona, por lo que la demanda de dicha moneda caería de forma lógica.

Por tanto, si no existe paridad entre la moneda local y el euro, la moneda local perdería valor de forma inmediata y el Ayuntamiento de Barcelona se vería claramente perjudicado, incurriendo en pérdidas para las arcas municipales. Supongamos que el Ayuntamiento paga a un proveedor en moneda local a la par que el euro, asumiendo la diferencia de valor entre dichas monedas, pero a la vez acepta cobros de sus ciudadanos, por ejemplo cualquier tasa local, en moneda local por debajo del valor del euro. Esto supondría pérdidas de manera inexorable.

Además, ¿qué ocurriría si los trabajadores públicos del consistorio de Barcelona cobrasen en moneda local? pues que saldrían claramente perjudicados con esta medida, pues la moneda local tendría menor valor que el euro, lo que reduciría su espacio de consumo al área de Barcelona. Pero, ¿ese consumo local beneficiaría a los comercios locales? si los comercios locales compran a sus proveedores a precio de euro y aceptan moneda local en sus ventas, se verían claramente perjudicados, pues venderían sus productos o servicios asumiendo pérdidas. A largo plazo, supondría la ruina.

En definitiva, se trata de una medida claramente nociva y que generaría muchos perjuicios para la economía local de Barcelona y para las arcas del Ayuntamiento de la ciudad condal. Una moneda fiduciaria, a pesar de no ser la panacea, funciona mejor cuanto mayor es la interacción espacial entre oferta y demanda.

Imagen| Moneda

En QAH|Moneda social, una aliada contra la crisis, bitcoin: ¿moneda o activo refugio?

RELACIONADOS