Economía y Empresa, Panorama Internacional 


¿Que interés oculto hay tras Ucrania?

 

Por todos es sabido que en el mundo impera una plutocracia; la geopolítica mundial gira en torno al dinero y los intereses económicos.

En Ucrania, lejos de una supuesta búsqueda democrática por parte de las potencias mundiales, los intereses no están lejos de lo expuesto anteriormente.

¿Entonces, cuáles son los intereses tras Ucrania?

Por este país, además de encontrarse en él el 5% de los recursos naturales de todo el mundo, transcurren las principales rutas de suministro de gas ruso y asiático hacia Europa, lo que ha generado numerosos conflictos que siempre se han saldado con consecuencias prácticas visibles, como desabastecimiento o subida de precios, que afectaban directamente a la UE e indirectamente a la economía internacional.

Red de Gaseoductos en Ucrania

Red de Gaseoductos en Ucrania

Entre Rusia, la UE y Ucrania la interdependencia en términos energéticos es absoluta: más del 75% de las exportaciones de gas ruso van destinadas a países de la Unión Europea y de ellas el 80% se suministra a través de Ucrania. Petróleo, gas y su garantía de abastecimiento es el tema recurrente en actual la crisis ucraniana por parte de las élites gobernantes europeas, asunto que contiene dos vertientes centrales, la primera que los países de Europa no disponen de gas y petróleo, y la segunda que Europa en gran parte depende las importaciones de gas y de petróleo de Rusia.

¿Y EE.UU. qué intereses tiene en esta relación triangular?

Está claro que el imperio americano jamás entra en un conflicto sin negocios a la vista, y aquí desde luego que lo hay. EE.UU. ha realizado un estricto seguimiento de la formación del autoproclamado gobierno de Kiev, eligiendo prácticamente a dedo quién puede -y quién no- formar parte del nuevo proto-estado Ucraniano. La secretaria de Estado adjunta de EE.UU para Asuntos Europeos, Victoria Nuland, el vicepresidente Joe Biden, el director de la CIA John Brennan, el Senador John McCain o el mismo Presidente Barack Obama han sido rostros destacados en la formación y desarrollo de lo que hoy la gente llama “Estado Ucraniano”.

Pues bien, en Ucrania se encuentran numerosas empresas estadounidenses que se dedican a este recurso, como son Shell, Chevron, ExxonMobil, Euro Gas y Burisma Holdings, la mayor empresa privada de Gas de Ucrania, de la que misteriosamente  es miembro del consejo de administración, el hijo del anteriormente nombrado vicepresidente de EE.UU. John Biden, Hunter Biden.

Las anteriores políticas injerencistas estadounidenses dejan entrever cuál es el interés real de éstos, pues ya hemos asistido a numerosos precedentes cuando de conflicto de hidrocarburos se trata.

Realmente el gran perjudicado en este cruel conflicto no es la economía mundial, sino los civiles que pagan con su vida el destino de un recurso energético o de una economía estatal.

Vía| Eldiario

Más Información|Cienciasycosas, PolitikonTercerainformaciónvoltairenet

RELACIONADOS