Historia 


¿Qué importancia tenían los gatos en el Antiguo Egipto?

Durante el Antiguo Egipto, varios animales fueron domesticados, y otros muchos llegaron incluso a ser idolatrados. Perros, chacales, babuinos, serpientes o halcones eran animales muy valorados, fundamentalmente por relacionarse con algunas de las divinidades que formaron parte del extenso y cambiante panteón egipcio a lo largo de toda su existencia. Otro de estos animales estimados por los egipcios era el gato. Desde su domesticación, allá por el segundo milenio antes de Jesucristo, fue un animal muy apreciado, pasando de significar una gran ayuda en el ámbito doméstico, a convertirse en un animal consagrado, pasando por ser una común compañía cotidiana.

A lo largo de toda su Historia, Egipto basó su esencia en los campos. Las cosechas eran los recursos vitales para esta gran civilización fundamentada en la agricultura. Es por ello que la subsistencia de este pueblo se encontraba almacenada en silos. Proteger el grano era trascendental, y es aquí donde el gato se situó como principal solución, gracias a su gran habilidad como cazador de ratones. Pero los roedores no sólo perjudicaban a los egipcios con los saqueos de sus almacenes, sino que, como durante el resto de la Historia, las ratas representaban graves peligros al transmitir devastadoras enfermedades al ser humano. Los gatos se posicionaron como eficientes colaboradores en la tarea de mantener los hogares en condiciones mucho más salubres, libres de estas alimañas. Además, entre las presas de los gatos también se encontraban otros animales nocivos para el hombre, y muy comunes en el paraíso del Nilo, como son las serpientes. La compañía de los mininos aportaba una gran seguridad a las casas.

Estatuilla de Bastet. Museo del Louvre.

Estatuilla de Bastet. Museo del Louvre.

Se cree que de entre los felinos, los egipcios tomaron en primer lugar como animal sagrado al león, pero poco a poco el gato se impuso en importancia, al comprobarse que eran animales más dóciles y mucho más apropiados para acostumbrarse a la convivencia con las personas. Además, facultades como el sigilo, la hurañía o la visión en la oscuridad fueron entendidas por los egipcios como divinas. La consagración del gato se dio cuando su figura se convirtió en icono de la diosa Bastet, divinidad a la que ya se rendía culto durante la IV Dinastía. Bastet era la diosa del hogar, defensora de la familia y deidad asociada a la felicidad. Se la representaba mediante la figura de un gato, o bien mediante la efigie de una mujer con cabeza de gato. Estos animales eran considerados manifestaciones de la diosa, y era habitual que los templos dedicados a la deidad se convirtieran en auténticas gaterías donde incluso a la muerte de los morrongos se les momificaba y se les daba sepultura en bellos sarcófagos. Fue la ciudad de Bubastis, antigua capital del nomo del Bajo Egipto, situada en la orilla oriental del delta del Nilo, el principal centro de culto a la diosa Bastet. Hoy día apenas quedan ruinas de lo que antiguamente fue uno de los templos, y también quedan vestigios de enormes necrópolis exclusivamente destinadas a los gatos.

Cambises II capturando a Psamético III. Sello persa del siglo VI a. C.

Cambises II capturando a Psamético III. Sello persa del siglo VI a. C.

No hay duda de que este animal era estimado y reverenciado, y son varias las historias que, aun no siendo del todo auténticas, muestran el grado de respeto que los egipcios profesaban por sus compañeros felinos. Quizá la más extraordinaria de ellas sea la que narra la batalla de Pelusium, concretamente bajo la versión del historiador y médico griego del siglo V antes de Cristo, Ctesias. En el año 525 antes de Cristo, a las puertas de la ciudad de Pelusio, una antigua ciudad del Bajo Egipto, se libró una batalla que enfrentó a los ejércitos persas de Cambises II contra los soldados egipcios de Psamético III, último faraón de la XXVI Dinastía. Las fuerzas persas vencieron, y son varias las hipótesis sobre la estrategia que les llevó a la victoria. Sabedor de la importancia del gato en aquellas tierras, se dice que Cambises II centró su plan en la idea de utilizar a dicho animal para conseguir que los egipcios no presentasen batalla. Se cuenta que ordenó lanzar gatos vivos con sus catapultas, con el objetivo de que los ejércitos egipcios se rindiesen para frenar tal tortura a los mininos. Otra versión describe cómo los persas se equiparon con escudos a los que ataron gatos vivos previamente capturados, teniendo la certeza de que los egipcios jamás les atacarían por miedo a dañar a los sagrados animales. Quizá lo más razonable sea aceptar la teoría de que a los persas les valió con decorar sus escudos con dibujos y representaciones de gatos, que, siendo igualmente sagradas, bastaron para evitar que los soldados egipcios presentaran batalla.

Sarcófago de Tamit.

Sarcófago de Tamit.

Destaca de entre los restos arqueológicos relacionados con los gatos en el Antiguo Egipto, el sarcófago de Tamit, la gata del príncipe Tutmosis, hijo del faraón Amenhotep III, que reinó durante la XVIII Dinastía entre los años 1390 y 1353 antes de Cristo. Se trata de un pequeño sarcófago de piedra caliza, de unos sesenta centímetros de largo, esculpido con gran maestría en bajorrelieve, representando a la gata del príncipe acompañada del que probablemente sería su manjar preferido, un pato cuidadosamente desplumado. A su alrededor están representadas las diosas Isis y Neftis, ejerciendo su protección. Otros miembros de la realeza tuvieron gatos como mascotas, se sabe que así fue en el caso de la reina Tiy o la princesa Satamón.

Los gatos, habituales compañeros de las personas hoy en día, tienen también una larga historia, que comenzó a orillas del Nilo, el lugar en el que durante mucho tiempo fueron dioses.

En colaboración con QAH| Corresponsal en la Historia

Vía| Malek, Jaromir. Cat In Ancient Egypt. British Museum Press. 2006

Más información| Papiros Perdidos, El Café de la Lluvia

Imagen| Estatua, Ilustración, Sarcófago

En QAH| Curiosidades Históricas: ¿Qué animales eran domésticos en el Antiguo Egipto?

RELACIONADOS