Casos empresariales, Economía y Empresa, Finanzas 


¿Qué ha pasado con Bankia? (II)

Una vez unidas las siete cajas y privatizadas bajo el nombre de Banco Financiero y de Ahorro, ésta salió a cotizar en Bolsa a través de su filial Bankia en Julio de 2011. Una compañía sale a Bolsa para vender títulos del accionariado de la compañía. De este modo, con el dinero que obtuviese con dichos títulos puede financiar sus operaciones. Con la salida a Bolsa de Bankia, ésta recibió alrededor de 3.000 millones de euros. Y esperaban obtener hasta 7.000 millones de euros.

Sin embargo, las crecientes exigencias por parte del Ministerio de Economía en cuanto a requerimientos de capital de las entidades financieras, unido a que el precio de la acción descendía, hacía más difícil que Bankia pudiera cubrir las pérdidas ocasionadas por los activos inmobiliarios tóxicos. Lo único que Bankia hacía era echar la pelota hacia delante, es decir, “ya cubriremos las pérdidas en el futuro”. Mientras tanto, en el balance dichos activos inmobiliarios se valoraban a precios desfasados, irreales, propios de etapas pasadas.

A la dificultad de la situación de Bankia hay que sumarle que algunos de sus datos públicamente facilitados no eran veraces. Es decir, eran mentira. Como ejemplo, Rodrigo Rato, su presidente hasta el momento de la reciente intervención, anunció que en 2011 el beneficio de Bankia fue de 309 millones de euros. Nada más lejos de la realidad, en la reciente comparecencia del nuevo presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, anunció que en 2011 Bankia no obtuvo tal beneficio. Sino todo lo contrario, unas pérdidas de 2.979 millones de euros.

¿Por qué se decide intervenir Bankia? Sin reconocer las pérdidas reales ocasionadas por la ya mencionada depreciación de los activos inmobiliarios tóxicos, lo único que hacía Bankia era posponer la valoración real de dichos activos. Pero como para el crecimiento económico se necesita que el crédito fluya a familias y empresas y Bankia, cuarta entidad financiera española, estaba atrapada en este problema y no podía dar crédito, el Estado español decidió intervenirla, inyectarle una segunda ayuda de 19.000 millones de euros y así formar parte de su capital. Por lo tanto, al formar parte de su capital (es decir, de su accionariado) estamos ante un caso de nacionalización.

Sustituido el anterior presidente por José Ignacio Goirigolzarri, ex consejero delegado de BBVA, el Estado ha inyectado en total 23.500 millones de euros sumando la primera y la segunda ayuda. Con este dinero lo que se pretende es cubrir las pérdidas ocasionadas por el ladrillo y crear valor para luego privatizarla de nuevo y que de esta venta el Estado recupere lo aportado. De hecho, gracias a la intervención, sus activos tóxicos estarán cubiertos un 60%, frente al 30% de media del sector.

¿Cuál es el futuro de Bankia? Aún no se sabe bien si se liquidará (se venderá por partes) o se mantendrá como una sola entidad. La primera opción es la que apunta más alto. Ahora bien, no tiene sentido sacar depósitos de Bankia una vez que el Estado avala los ahorros de los depositantes. Es ahora cuando los ahorros están más asegurados que nunca. El resto de la historia ya se verá en los próximos años.

 

Vía| El Confidencial

Imagen| Ciudadano automático

En QAH|  ¿Qué ha pasado con Bankia? (I)¿Debió haber cerrado Bankia?, ¿Por qué están en peligro las cajas de ahorro?, ¿Cuál es la situación actual de las cajas de ahorro?

RELACIONADOS