Especial Augusto, Patrimonio 


¿Qué grado de credibilidad tiene el “Res Gestae Divi Augusti”?

El “Res Gestae Divi Augusto” se trata de un documento redactado por el emperador Augusto y que, según sus deseos, fue puesto en dos columnas de bronce al ingreso de su tumba en la ciudad de Roma. El emperador Tiberio posteriormente hizo confeccionar una importante cantidad de copias que fueron trasladadas desde la capital a las provincias, y ubicadas en los respectivos templos de Roma y Augusto. Según la lengua hablada en cada lugar, estas versiones fueron realizadas en griego, latín o en ambas lenguas.

Imagen actual del mausoleo de Augusto en Roma

Imagen actual del mausoleo de Augusto en Roma

El primer descubrimiento contemporáneo de la inscripción data del siglo XIX, cuando Georges Perrot y Edmond Guillaure encontraron en Ancyra la totalidad del texto latino y sólo algunos fragmentos del texto griego. Sobre estos fragmentos, el famoso historiador alemán Theodor Mommsem realizó la primera edición de este documento en el año 1865. Diecisiete años más tarde, los investigadores de la Academia de Berlín sacaron a la luz la totalidad del texto griego, y el propio Mommsem realizó la segunda edición, allá por el año 1883.

Para comprobar el grado de credibilidad histórica de esta importante fuente historiográfica, analicemos algunos de los fragmentos incluidos en esta inscripción, que comparten el hecho de narrar algunos acontecimientos famosos de la Historia romana del origen imperial.

En primer lugar, analicemos el segundo de los treinticinco fragmentos, el cual hace referencia los momentos posteriores a la muerte de Julio César. Dice así “Proscribí a los asesinos de mi padre y con juicio justo castigué su crimen. Luego, cuando hicieron guerra a la República los vencí dos veces“. En este fragmento de texto, cuando Augusto dice “Proscribí a los asesinos de mi padre…” quiere decir que puso en búsqueda y captura a los asesinos de Julio César, Bruto y Casio, para someterlos a un juicio legal y condenarlos bajo el derecho romano. En la segunda parte del fragmento, se hace referencia a dos campañas militares que llevaron a cabo Bruto y Casio contra el Triunviro, y, por consiguiente, contra Augusto.

Localización en un mapa de Filipos, localidad en la que Marco Antonio y Augusto derrotaron a Bruto y Casio

Localización en un mapa de Filipos, localidad en la que Marco Antonio y Augusto derrotaron a Bruto y Casio

Dicha guerra parece que tuvo lugar en el año 42 a.C., y, teniendo en cuenta la información que podemos extraer de las fuentes acerca de este acontecimiento bélico, parece ser que aquí Augusto omite para la inscripción el hecho de que las victorias no fueron logradas por él, sino por Antonio, con quien formaba el triunvirato. Las fuentes de conocimiento antiguo imprescindibles que nos ayudan a comprender y conocer estos hechos históricos en la vida de Augusto pasan por varios autores: en primer lugar, Apiano y Dión, que aportan un relato pormenorizado de los hechos de la guerra. Otros autores, como Plutarco y Suetonio, ofrecen una visión del impacto social y económico que pudo provocar la persecución de los cesaricidas en la gente local y en la propia Roma.

Ahora analicemos otro fragmento que nos presenta un acontecimiento muy singular en la Historia de la Roma imperial: la celebración de una naumaquia. “Ofrecí al pueblo un espectáculo naval al otro lado del Tiber, en aquel lugar donde ahora está el bosque de los Césares, cavando el terreno en una longitud de mil ochocientos pies y una latitud de mil doscientos, en el cual combatieron 30 naves con espolones entre trirremes y birremes, más muchas (naves) pequeñas; en estas flotas, fuera de los remeros combatieron cerca de 3.000 hombres“. Por los datos que se tiene acerca de la celebración de este tipo de eventos, se sabe que se celebró en el año 2 a.C., puesto que durante la época de Augusto solo se celebró una, y es ésta que se describe en el fragmento número 23.

Templo romano de Mars Ultor inaugurado en el 2 a.C.

Templo romano de Mars Ultor inaugurado en el 2 a.C.

Lo más probable es que el motivo de celebración de esta naumaquia se deba a la inauguración del templo al dios Marte vengador, la cual se produjo, tal como la naumaquia, en el año 2 a.C. Por lo que se sabe a partir de las fuentes de conocimiento, como Tácito, Plinio el Viejo, Suetonio, Dión o Plutarco, y lo que relata el propio Augusto en este fragmento de texto, participaron 30 naves entre las que estaban incluidas las birremes y las trirremes. Como motivo representativo de batalla naval, Augusto eligió representar la batalla naval que había enfrentado a persas y atenienses en el año 400 a.C., la conocida como Batalla de Salamina.

Por último, hay que fijarse en un fragmento como es el 35, referente al recibimiento del título de Pater Patriae, cuando Augusto ya se encontraba en los últimos años de su vida. “Ejercitando mi décimo tercer consulado, el senado, el orden ecuestre y la totalidad del pueblo romano me llamó Padre de la Patria, y decretaron que este apelativo fuese inscrito en el vestíbulo de mi casa, y en la Curia Julia y en el foro de Augusto bajo la cuadriga que ahí fue puesta en mi honor por decreto del senado.” Este fragmento final del “Res Gestae” nos presenta a un Augusto ya en la última docena de años de su vida. Por lo que se tiene constancia a partir de las fuentes de conocimiento, se sabe que la título de Padre de la Patria, que completaba su largo número de títulos y honores, se le concedió en el ya mencionado año del 2 a.C. Una moneda romana en la que se puede ver a Augusto y las letras Pater PatriaeEste título contaba con la importancia de su singularidad, ya que presentaba a Augusto como, no solo salvador de la patria y la república romana, sino como creador de un nuevo orden social; se le comparaba a Rómulo al fundar la ciudad de Roma y convertirse en el primer rey. Anteriormente, el título de Pater Patriae solo lo había recibido Julio César, después de la batalla de Munda; y Cicerón, después de descubrir en el año 63 a.C. la conspiración de Catilina contra el Estado.

En conclusión, nos encontramos ante un importantísimo relato autobiográfico del iniciador de la época imperial romana, y que nos ayuda a comprender, de forma decentemente verídica, los sucesos históricos más importantes que ocurrieron en el entorno romano contemporáneo a la vida de este primer emperador, Augusto. Como suele suceder en todos los documentos de este tipo, el hombre quiere inmortalizar su figura para ser recordado en un futuro, tendiendo algunas veces a contar exageraciones o medias verdades, pero que están fundamentadas en hechos verídicos y ciertos históricamente hablando.

En colaboración con QAH| Historiae Heródoto

Vía| Historia y traducción de las “Res Gestae Divi Augusti” , Traducción contenida en “Revista de Historia Universal”, vol.1 de 1984.

Imagen| Mausoleo de Augusto; Batalla de Filipos; Templo de Mars Ultor; Moneda de Pater Patriae

En QAH| Especial por el bimilenario de la muerte de Augusto

RELACIONADOS