Economía y Empresa, Finanzas 


¿Qué futuro le espera a la Banca?

Definir el futuro de la banca y de su red de oficinas no es tarea fácil debido a la actual crisis económica y a las continuas reestructuraciones del sector sobre todo desde que se anunciara la ayuda de la UE. Nuestro sistema financiero deber afrontar importantes retos para adaptarse a la continua espiral de cambios. Muestra de ello es que las principales 50 entidades existentes en 2008 y las 46.000 oficinas que teníamos en España, se habrán convertido a finales de año en menos de 12 grupos y se habrán cerrado más de 10.000 oficinas.

¿Qué retos tendrán que hacer frente los grupos bancarios que queden?

Desde mi punto de vista existen, entre otros, cuatro grandes retos:

El primero es “Reducir la capacidad instalada”. Según datos del Banco de España en 2011 se cerraron más de 3.000 sucursales quedando apenas unas 40.000. Pero esto sin tener en cuenta que aún no se han producido las fusiones reales de entidades. Lo más probable será tener un mapa de entre 25.000 y 30.000 oficinas, una reducción de un 35% con respecto al número de oficinas existentes en enero de 2008, lo que supondría el cierre de unas 10 oficinas diarias durante los próximos tres años. Actualmente somos el primer país del mundo con más oficinas por habitante, y el cuarto en cuanto al número total, tras China con 120.000, EEUU con 100.000 e India con 66.000, lo que carece de sentido cuando ocupamos el puesto número 14 en términos de PIB. Además, según algunos analistas, es posible que el mapa bancario se reduzca hasta menos de 8 grupos bancarios en España para el 2014.

El segundo reto es “Redefinir el tipo de oficinas bancarias”: La oficina bancaria del futuro tendrá un nuevo diseño, será un centro de negocios más amplio, con mayor número de empleados por sucursal (la media en España son 6, en Alemania 17 y en Inglaterra 38). Además, deberán estar segmentadas y con gestores financieros que den un servicio especializado y adaptado a su tipología de clientes.

El tercer reto es “Redistribuir los canales de venta”. La sucursal seguirá siendo el centro de negocios donde se cerrarán las grandes operaciones (hipotecas, fondos de pensiones, inversiones…) quedando el resto de canales como internet, móvil, teléfono, cajeros…, para las demás transacciones. Hoy en día la mayoría de las transferencias se realizan desde casa o incluso vía móvil.

El último reto serán las “Redes Sociales”: Éstas están jugando un papel muy importante dentro del sector y están suponiendo un sinfín de oportunidades que algunas entidades ya están aprovechando: el ASB Bank ha lanzado la primera oficina virtual a través de Facebook del mundo, Bank of America contempla distintos canales de comunicación a través de Twitter, grupos de visión de futuro en la Banca dentro de LinkedIn donde se discute hacia donde debe ir la banca,…  De esta forma se esta revolucionando la comunicación con los clientes y mejorando su reputación, algo tan necesario hoy en día.

Lo que esta claro es que la banca debe cambiar y mirar hacia el futuro centrándose en ofrecer mayor valor añadido y mejor atención al cliente independientemente del canal de comunicación. Y es que al igual que Revolución Industrial de hace dos siglos cambió radicalmente la forma de fabricar en Europa ahora nos estamos enfrentando a una autentica Revolución Financiera que cambiará la forma de hacer banca.

 

RELACIONADOS