Economía y Empresa 


¿Qué es y para qué sirve el Cuadro de Mando Integral?

En anteriores artículos de QAH se ha hecho referencia a diversos sistemas,  métodos y/o instrumentos para la gestión empresarial. Dichos sistemas se hacen cada vez más necesarios en la actualidad, debido a los profundos cambios (tecnológicos, socioculturales, políticos) que provocan que  el funcionamiento de una organización sea cada vez más complejo de gestionar y dirigir. Hoy le toca el turno a un potente instrumento para comunicar y medir la estrategia, el cual se va a desarrollar a continuación.

En el año 1990, dos profesores de la Universidad de Harvard, Robert S. Kaplan y David P. Norton crearon el Cuadro de Mando Integral (CMI) o Balance Scorecard, para resolver el problema de la formulación y ejecución de la estrategia en la empresa. Por todo ello, se puede definir el CMI como un instrumento o metodología de gestión que facilita la implantación de la estrategia de una manera eficiente, ya que proporciona el marco, la estructura y el lenguaje adecuado para comunicar o transmitir la misión y la estrategia  en objetivos e indicadores. Dichos objetivos e indicadores se organizan en cuatro perspectivas: finanzas, clientes, procesos internos y formación y crecimiento; gracias a ellos se crea un proceso continuo que proporciona información periódica a la empresa y facilita la toma de decisiones gracias al nivel de cumplimiento de los objetivos definidos previamente mediante indicadores de control. Cuadro-de-Mando-Integral1

El CMI, tal y como se ha definido anteriormente, debe ser usado como un instrumento que facilite la implementación de la estrategia de la empresa a toda la organización, pero ésto deberá realizarse de la manera adecuada, ya que sino lo único que se obtendrá será  un conjunto de indicadores, tanto financieros como no financieros, de distintas perspectivas pero que no aportarán ningún valor añadido a la gestión empresarial.

Hay que destacar que dicho instrumento no sólo es útil para las grandes organizaciones, sino que  cualquier tipo de empresa puede emplearlo en su gestión, siendo aplicable por parte de las PYMEs, ya que su tamaño y poca complejidad ayuda principalmente a  facilitar dos grandes propósitos del CMI, como son la comunicación de la estrategia, de manera que ésta sea entendida por toda la organización y además, no complicar el mapa estratégico con numerosos objetivos y una limitación de indicadores, lo cual facilita el control de gestión, el diálogo cara a cara y el feedback.

En conclusión, el Cuadro de Mando Integral o Balance Scoreboard ayuda a la empresa a situarse en cada momento, permitiéndole saber dónde se encuentra y posibilitando la corrección de aquellos aspectos que así lo requieran. En otras palabras, pretende ser una herramienta de diagnóstico especificando qué funciona y qué no, permitiendo a la organización un mejor control y gestión de sí misma.

Vía| Universidad Alfonso X El Sabio

Más información| Maribel Rincón

Imagen| Cuadro de Mango Integral | Gestión empresarial

En QAH| ¿Qué es el control de gestión? | ¿Qué es la estrategia?

 

RELACIONADOS