Economía y Empresa, Finanzas 


¿Qué es una SICAV?

La SICAV o sociedad de inversión de capital variable es una herramienta de inversión que se caracteriza por tener un especial tratamiento fiscal, por su idoneidad para permitir concentrar grandes fortunas y grandes cantidades de capital e invertir en el mercado financiero. Tanto es así que, aunque no tengo la experiencia adecuada para emitir una recomendación, desde mi punto de vista considero que si en algún momento de nuestra vida se posee una gran masa de capital, la SICAV sería el mejor instrumento para canalizar  las inversiones (ejemplo: nos toca la lotería).

Es un instrumento de inversión de patrimonio personal de grandes familias y rentas, el cual se entiende que, genera rentabilidad para el propietario del patrimonio a partir de  los diez a dieciséis millones de euros (10-16 millones/ euros).

Las SICAVs se componen de instituciones  de inversión colectiva que requieren para su creación la autorización de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (en adelante, CNMV) y asimismo de los requisitos para su creación de las Sociedades Anónimas.

En cuanto a la calificación de su perfil como inversor podríamos subsimirlo en  la categoría de cualificado por ser una sociedad de inversión. Por lo que algunas de sus características son:

Objeto exclusivo: invertir en productos financieros.
Capital variable, con un mínimo de 2,4 millones de euros
Mínimo de 100 socios accionistas.
Sin necesidad de liquidez inmediata.
– Reguladas en la Ley  35 / 2003 Instituciones de Inversión Colectiva, Reglamento 11/2005.
– Cada cierto período de tiempo, 3 meses, deben presentar los estados financieros a la CNMV.

Con cierto de grado de simplificación, también podemos hacer referencia a ciertas características de la sociedad y de sus accionistas:

– Sociedad: A efectos fiscales tienen un tipo de gravamen especial por ser una Institución de Inversión Colectiva, pues las rentas obtenidas tributan al 1% en el Impuesto de Sociedades descontando todos los gastos de comisiones. Si tienen pérdidas, no tributan. Además, debemos considerar que no se paga nada mientras las rentas se queden en la SICAV, mientras que sí  se pagará una cantidad cuando  ésta se disuelva o venda en función de ostentar la cualidad de persona física o jurídica. Las constituciones y ampliaciones de capital  también están exentas del 1% las operaciones societarias.
– Accionista: En cuanto a los dividendos y venta de acciones los tipos de gravamen varían en función de persona física o jurídica.

Sus costes de constitución son aproximadamente un 0,24% exigiéndose el desembolso de unos gastos notariales, inscripción en el Registro Mercantil y en la CNMV, y el pago de un canon al Mercado Alternativo Bursátil ( MAB).

En conclusión, este tipo de sociedades tienen un gran atractivo para las grandes fortunas dadas sus características, tanto desde el punto de vista fiscal como desde el punto de vista financiero. Cuando se ostenta una gran masa de capital estas sociedades serían una buena recomendación como inversión.

Vía| Ley 35/2003 IIC

Imagen|gananzia.com

En QAH| Mercado Alternativo BursátilComisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV),Principales diferencias entre una S.A. y una S.L.

 


RELACIONADOS