Jurídico 


¿Qué es un Procurador?

procuradores

La figura del Procurador ha existido desde el inicio de la historia de la justicia. Desde los romanos hasta la actualidad, pasando por  el “personero” de las Partidas de Alfonso X “El Sabio”, es el representante en el proceso judicial de las partes. Según la actual Ley Orgánica del Poder Judicial es el “representante procesal” para diferenciarlo del legal que recaería en la figura del abogado.

A diferencia de otros sistemas como el anglosajón donde el papel del representante en el juicio, el Barrister, se ha reforzado con privilegios, exigentes requisitos de entrada y una reconocida posición social; en el sistema español, los abogados han ido adquiriendo más funciones en detrimento del procurador que ha pasado a ser considerado por muchos “para llevar papeles”.

En el procurador recae toda la tarea procesal entre el tribunal y el cliente (y abogado).  Las funciones podrían sintetizarse en las siguientes:

–          Tener informado al cliente y al abogado del proceso estando pendiente de todos los pasos.

–          Ser responsable de los todos trámites en nombre del cliente: recibir y firmar los emplazamientos, citaciones…  así como asistir a las diligencias y actos necesarios del pleito.

–          Entregar todos los documentos al abogado así como instrucciones que el tribunal emita.

–          Realizar los pagos que se generen y documentarlos para trasladárselos al cliente.

Las obligaciones típicas del procurador son la colaboración con los órganos jurisdiccionales, la defensa con profesionalidad de los intereses de sus representados, la documentación de los datos precisos sobre los negocios que le hayan sido encargados o la representación de litigantes sin recursos económicos en los casos provistos por la ley, entre otros.

Los requisitos para ejercer como procurador son ser Licenciado en Derecho, conseguir la autorización del Ministerio de Justicia para obtener el título de Procurador, colegiarse en el Colegio que le corresponda según la localización del despacho  y prestar juramento o promesa.

Los procuradores se encuentran entre los órganos jurisdiccionales y los abogados en un esquema ilustrativo de los sujetos en un proceso. Normalmente, son los abogados los que se ponen en contacto con procuradores en las localidades donde lo necesiten. Aunque antes los procuradores debían inscribirse en los partidos judiciales donde querían intervenir, actualmente pueden actuar en toda España sin previa inscripción.

Si una persona quiere seleccionar al procurador por su propia cuenta, puede pedir información en el colegio de Procuradores correspondiente o por turno de oficio a requerimiento del Juzgado. De otro modo, son los propios abogados los que tienen relaciones profesionales con procuradores.

El papel del procurador no es baladí, ya que permiten que las partes ejerciten sus derechos en tiempo y forma que establece la ley. Además, como jurista, puede aportar otro punto de vista profesional sobre el litigio.

Vía| Consejo General de Procuradores de España

Imagen | Consejo General de Procuradores de España

En QAH | Abogado y procurador (I): La postulación en el proceso civilAbogado y procurador (II): La colegiación

RELACIONADOS