Ciencia, Neurociencia 


¿Qué es un neuroprotector?

Tal y como su nombre indica, un neuroprotector es una sustancia o elemento que sirve para proteger el normal desarrollo de las neuronas, todo lo contrario a la neurotoxicidad.
Aunque este concepto se suele emplear de forma más amplia, considerando que aquello que es bueno para el cerebro puede entenderse como un neuroprotector, en esta categoría entra tanto alimentos como comportamientos.
Con respecto al primer caso se ha comprobado cómo determinados alimentos se relacionan con una aparición más tardía de la enfermedad de Alzheimer en las personas que lo consumieron frente a los que habitualmente no consumen dichos alimentos.
Con respecto a la actividad, se puede considerar al ejercicio suave, como caminar, un buen neuroprotector, ya que permite mantener el cuerpo en condiciones óptimas, así como al cerebro, al facilitar la circulación y oxigenación de la sangre.
Pero la actividad no se circunscribe a la física, ya que también sirve como neuroprotector actividades como leer en voz alta, la realización de sudokus o pasatiempos, es decir, movilizar capacidades tan importantes como la atención, la memoria, el cálculo,…

Cuando este neuroprotector está ausente se produce un deterioro normal de las habilidades y capacidades debido al paso del tiempo y el envejecimiento del organismo, pero incluso ir en contra de lo saludable, es decir, no sólo no tener en cuenta los beneficios de los neuroprotectores, sino que incluso hacer lo contrario, puede ser perjudicial para el cerebro.
El sedentarismo, la falta de ejercicio mental, o una alimentación inadecuada, que conduzca por ejemplo a la obesidad, puede interferir en el envejecimiento normal del cerebro, acelerando sus procesos y facilitando la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.
Incluso el consumo excesivo de neuroprotectores o  un ejercicio demasiado intenso se ha observado que puede llegar a ser contraproducente para unos niveles óptimos de salud.
No es que esto vaya a facilitar el Alzheimer, pues de ello depende muchos otros factores como el genético o los ambientales, si no que de presentarse no va a encontrar ninguna “barrera” para su avance, al contrario de lo que sucede con una persona que conoce y aplica estos neuroprotectores a su vida, que retrasa la aparición y el avance del Alzheimer.
Hábitos saludables y una alimentación adecuada, algo que todos deberíamos de practicar por nuestra calidad de vida, además sirven para la prevención de problemas neuronales futuros, manteniendo durante más tiempo nuestas capacidades y habilidades de forma intacta.

* Vía| Medicación neuroprotectora: enfermedades neurodegenrativas
* Más información| Neuroprotección en enfermedad cerebrovascular
* Imagen| http://s3-eu-west-1.amazonaws.com/mm.queaprendemoshoy.com/wp-content/uploads/2015/10/head.jpg
* En QAH| ¿Qué es la neurotoxicidad?

RELACIONADOS