Jurídico 


¿Qué es un liberado sindical?

sindicatos1sindicatos1El liberado sindical es una figura que nace al amparo 28.1 de la Constitución donde se reconoce la libertad sindical o, lo que es lo mismo el derecho a sindicarse libremente. En virtud de este precepto, los guardadores de los derechos de los trabajadores existen por desarrollo de la Ley Orgánica de Libertad Sindical, así como por reconocimiento del Estatuto de los Trabajadores si las relaciones laborales son dentro de la empresa, o del Estatuto Básico del Empleado Público, si las relaciones laborales son dentro de la Administración.

El Derecho del Trabajo es quien recoge estas materias relativas al interés de los trabajadores en nuestro ordenamiento jurídico, pero que no deja bien delimitadas ni se justifica detalladamente la existencia de sus diferentes creaciones jurídicas, lo que quiere decir, que a partir del nacimiento del sindicato, son éstos quienes actúan con libertad sin exigencias jurídicas ni de control en sus actos como representantes, por ello, que el liberado sindical sea a día de hoy un concepto nuevo.

El liberado sindical es aquel representante de los trabajadores que queda “liberado” de sus funciones laborales para dedicarse en exclusiva a la representación de los trabajadores. Dependiendo del número de trabajadores del centro de trabajo les corresponderá un número de horas para dedicar a la representación, horas que son acumulables y transferibles, por lo que en función de ese tiempo dedicado, puede dedicarse en exclusiva a desempeñar estas funciones.

La Sentencia del TSJ de Andalucía 635/2012, de 22 de febrero, quiere desarrollar este concepto de liberado sindical y es interesante manifestar algunas de sus notas. Se refiere a éstos como una figura que disfruta de licencias y permisos retribuidos, entendiendo en una lectura junto a la norma, que disfrutan también de privilegios adquiridos por tener una función de amparo constitucional en favor de los trabajadores, y que, a pesar del número inicial con el que debe contar cada centro de trabajo por orientación legalmente establecida o por negociación entre las partes (centro de trabajo y sindicato), se permite plena discrecionalidad para que sean los sindicatos quienes determinen el número de liberados.

Además, este empleado es retribuido por la empresa o por impuestos, no por los sindicatos, por lo que se teme que, como consecuencia de ello, se olviden los intereses de los trabajadores al no darse una regulación exacta.

En definitiva, el desconocimiento y falta de transparencia de esta figura se traduce en que podrían verse vulnerados los derechos de los trabajadores al contar con representantes que no tienen detalladamente definidas sus funciones y que, son los propios sindicatos quienes deciden discrecionalmente los derechos o intereses que pueden tener los trabajadores.

Vía| Noticias Jurídicas, CCOO, Lex Nova.

Imagen| Google images

RELACIONADOS