Actualidad Jurídica, Jurídico 


¿Qué es un Indicador de Género y el SEIG?

Un indicador es un señalador que mide cambios en una situación o condición a través del tiempo.

Los indicadores de género tienen la función especial de señalar los cambios sociales en términos de relaciones de género a lo largo del tiempo. Su utilidad se centra en la habilidad de señalar los cambios en el estatus y rol de las mujeres y de los hombres en distintos momentos del tiempo, y por lo tanto, medir si la igualdad de oportunidades está siendo alcanzada a través de las acciones planificadas.

 Un indicador debe cumplir unas características:

Ser válido en la medida que muestre verdaderas diferencias de puntuación en las características que se pretenden medir; ser fiable si las diferencias de puntuación que se observan en los distintos momentos en los que se miden no son consecuencia de casualidades o errores de azar; ser sensible si es capaz de presentar en su resultado distinciones finas de la magnitud que queramos medir; además, debe interpretarse con facilidad de manera que ofrezca una información determinada y comprensible para todo el mundo que recibe la información; y ser  accesible al permitir su cálculo de manera económica y ágil.

Un indicador de género, permite ver en qué medida hombres y mujeres participan en proyectos y las razones de sus ausencias en los mismos; ver en qué medida se ha tomado en cuenta las necesidades, básicas y estratégicas, de hombres y mujeres y si las acciones responden a las mismas; observar en qué forma se trata o ignora la discriminación de género, es decir, señala cómo es esa participación para ambos sexos; y en qué medida un proyecto o programa afecta a los roles de género y si estos son cambiantes en el tiempo.

Importante es tener en cuenta la necesidad de utilizar instrumentos de medición precisos para lograr indicadores numéricos (encuestas y registros estadísticos) y percepciones o indicadores cualitativos (entrevistas, grupos de discusión, etc.)

A partir de la década de los ochenta, por los análisis del efecto de las políticas de ajuste estructurales y las consecuencias sobre hombres y mujeres, comienza una verdadera preocupación por la construcción de instrumentos de medición de género.

El nuevo Sistema Estatal de Indicadores de Género (SEIG) es un sistema tanto de indicadores simples, como de pautas para el cálculo de ciertos indicadores en materia de Igualdad elaborados a partir de éstos primeros. El SEIG tiene como finalidad principal pulsar la realidad social, económica y laboral de las mujeres en España, así como su evolución en el tiempo y evaluar las políticas públicas desde una perspectiva de género.

 La Plataforma para la Acción de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer (Pekín, 1995) dedica un objetivo estratégico (H.3) a la necesidad de preparar y difundir datos e información destinados a la planificación y la evaluación desglosados por sexo y / o específicos de las realidades de mujeres.

Pekín impone una nueva forma de trabajar hacia la igualdad de oportunidades y recomienda recoger, compilar, analizar y presentar periódicamente datos desglosados por edad, sexo, indicadores socioeconómicos y otros pertinentes, incluido el número de familiares a cargo, para utilizarlos en la planificación y aplicación de políticas y programas (par. 206 b.); y promover el desarrollo ulterior de métodos estadísticos para mejorar los datos relacionados con la mujer en el desarrollo económico, social, cultural y político (par. 208 b.)

El principal objetivo para definir indicadores de género es comprobar el cumplimiento de los acuerdos llevados a cabo en el ámbito regional, nacional o supranacional y hacer un seguimiento y evaluación de los Fondos Estructurales y otros fondos europeos, a fin de visibilizar el impacto de género en el uso de fondos públicos, de acuerdo con los objetivos marcados en la Conferencia Mundial de Beijing (95, 95 + 5, 95 + 10) en los distintos Tratados y Acuerdos Europeos (Tratado de Ámsterdam, Reunión de Jefes de Estado 99, Berlín, etc) y en la propia reglamentación de los Fondos Estructurales (reformas del 93 y 99)

El conocimiento y constatación de la existencia de amplias brechas de género en múltiples y variados ámbitos dan sentido a su visibilización y constituye una eficaz vía para concienciar y sensibilizar a toda la sociedad sobre la necesidad de velar por la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

Los indicadores pueden presentarse de acuerdo a distintas clasificaciones siendo el más frecuente el referido a indicadores de realización, de resultado y de impacto. De acuerdo a esta clasificación se procede a observar cómo se introduce la perspectiva de género.

Los indicadores deben ser capaces de captar las modificaciones en el tiempo de la realidad de hombres y mujeres y de ser comparables en ese tiempo. Los indicadores pueden sufrir modificaciones o deben de ser flexibles para ser capaces de captar realidades cambiantes.

Vía| MSSSI

Más información| Monografias, UN-Women

 

RELACIONADOS