Economía y Empresa 


¿Qué es un cluster industrial?

El aumento significativo de la intensidad competitiva entre empresas de todos los sectores que se ha producido en las últimas décadas, propiciada por el fenómeno de la globalización, el desarrollo de las TIC y el incremento del número de empresas competidoras, ha llevado a las PYME a implementar nuevas estrategias que mejoren su capacidad competitiva y aseguren su supervivencia en los mercados.

/var/www/clients/client0/web2/web/wp content/uploads/2015/09/foto cluster

Una de las estrategias para abordar estos cambios en el entorno empresarial es la asociación en clusters industriales, que permite a las empresas:

  • Aumentar su capacidad competitiva.
  • Incrementar su capacidad de innovación.
  • Fomentar la creación de nuevas empresas.

Existen multitud de definiciones del concepto cluster, aunque es posible que la que mejor resuma el concepto tal y como lo conocemos hoy sea la de Porter (1990):

“Un cluster es una agrupación de empresas interconectadas e instituciones relacionadas (centros de formación, unidades de investigación y/o otros agentes públicos o privados) pertenecientes a un sector o segmento de mercado, que se encuentran próximas geográficamente y que están vinculadas a través de elementos comunes y complementarios, que se unen para realizar proyectos conjuntos y ser más competitivos”

La naturaleza cambiante de los mercados demanda a las empresas nuevas formas de organización. Mientras las grandes corporaciones incorporan nuevos mecanismos de aprendizaje, mejora continua, reingeniería, alianzas estratégicas, etc., las oportunidades de las PYME son más difíciles de generar.

Por lo general, las PYME no cuentan con los recursos ni las capacidades necesarias para llevar a cabo estrategias individuales de este tipo. Es aquí donde la colaboración en redes empresariales, la asociación y la cooperación son la clave.

En este contexto, los clusters basados en colaboración entre empresas y redes de producción se han desarrollado mucho en los últimos años. Como es muy difícil que las empresas puedan reunir todos los elementos necesarios para el éxito, la cooperación en un cluster a menudo facilita nuevas herramientas y oportunidades.

Existen diversos motivos por los que un cluster surge en un determinado lugar. Uno de ellos es la presencia de determinadas materias primas, factores de producción o concurrencia de rutas comerciales en un lugar concreto que fomentan la concentración geográfica de las empresas. Un ejemplo de ello es la industria del acero desarrollada en Pittsburg, Pensilvania (EEUU), que tiene su origen en la proximidad de multitud de yacimientos de carbón y del río Ohio, convirtiendo a la ciudad en una de las zonas industriales más importantes del mundo durante muchos años.

/var/www/clients/client0/web2/web/wp content/uploads/2015/09/solvell 2008

Otro motivo que lleva a la creación de un cluster es la presencia de instituciones, ya sean empresas o universidades, concentradas en un determinado lugar. Esta concentración atrae inversiones externas que fomentan la creación de nuevas empresas y el desarrollo de una determinada industria en dicha localización. Un ejemplo claro de este fenómeno es el que sucede en Silicon Valley, San Francisco, California (EEUU). La presencia de universidades de renombre como Stanford, Berkeley o Santa Clara junto a empresas como Apple Inc., Hewlett Packard, Intel o Ebay fomenta la inversión y la colaboración entre instituciones.

Analizando estos y otros ejemplos de clusters industriales de éxito, podemos identificar los siguientes fundamentos de este fenómeno:

  • Aglomeración: existe una tendencia en las organizaciones especializadas a agruparse con el objetivo de concentrar la actividad y el conocimiento.
  • Localización: la proximidad geográfica y la asociatividad facilitan la realización de los beneficios de la aglomeración.
  • Eficiencia colectiva: es la ventaja competitiva derivada de economías externas y acciones conjuntas locales.
  • Cooperación: las ventajas competitivas procedentes de la cooperación tienen su origen en economías de escala, beneficios de la disponibilidad de información, experiencia y conocimientos, innovación y división de trabajo.

Como veis, la asociación en clusters industriales generan importantes beneficios no sólo para las empresas que los forman, sino para sus sectores industriales y las localizaciones geográficas en las que se sitúan. Entre estos beneficios cabe destacar un importante aumento de la capacidad de competir de las empresas participantes, apoyado sobre un incremento de su capacidad de innovación, sustentado en la colaboración y la cooperación entre los actores del cluster, ya sean empresas, universidades, centros de investigación u otras entidades colaboradoras externas. Además, el desarrollo de una iniciativa de cluster provoca la creación de nuevas empresas, con los beneficios adicionales que esto supone para la sociedad.

¿Conocéis algún caso de cluster industrial de éxito? ¿Consideráis que ha alcanzado estos beneficios?

Más información | Ecolink

Imágenes | Sölvell 2008, Acebedo

En QAH | ¿Qué es la coopetición en la empresa?

RELACIONADOS