Economía y Empresa 


¿Qué es “Supply Chain Management”?

Existe un largo camino desde que se extrae la aceituna hasta llegar al aceite de oliva. En el primer caso hablamos de la materia prima en su estado más puro, es el primer proceso de recolecta, conocido en España como varear la aceituna. En el segundo caso, hablamos del producto terminado que llega al consumidor final, aquí hacemos referencia al aceite ya envasado. En la mayoría de los casos no somos conscientes del largo proceso que esto conlleva. Este artículo trata de explicar de forma cercana y sencilla qué herramientas existen para optimizar todo este proceso en el que intervienen proveedores, distribuidores y clientes.

El concepto SCM está relacionado con la cadena de suministros, para definirlo voy a explicar primero qué es la Supply Chain y después qué es la Supply Chain Management.

La Supply Chain es la red de empresas de suministros que va desde el proveedor de la materia prima hasta el producto final. A través de esta cadena circulan, se transforman, se distribuyen y se venden los materiales, recursos, servicios y productos. En el medio existen un conjunto de empresas que transforman las materias primas en productos finales.

David Blanchard define a la cadena de suministro como: La secuencia de eventos que cubren el ciclo de vida entero de un producto o servicio desde que es concebido hasta que es consumido.

La Supply Chain Management se encuentra dentro del ámbito de la dirección de empresas que se encarga de la gestión de la red de empresas de suministro. Ahora nos preguntaremos para qué sirve esto. Pues muchas empresas se han percatado que necesitan un vínculo más cercano con los proveedores de sus productos, con el objetivo de reducir sus costes y plazos de entrega, en otras palabras, se trata de gestionar mejor toda interacción con sus proveedores con el objetivo final de suministrar al cliente lo que quiere, cuando lo quiere, donde lo quiere y al menor coste posible.

La oportunidad se encuentra en la fusión de los sistemas internos de cada empresa con los de sus proveedores, distribuidores y clientes. Pues la adecuada gestión de la cadena de suministro transforma un conjunto de procesos fragmentados en un sistema cohesionado capaz de ofrecer un valor añadido para el cliente.

Existen muchas más empresas de las que podemos imaginar que podrían optimizar sus operaciones y  maximizar sus beneficios con una buena gestión de la cadena de suministros. Ahora voy hacer una diferenciación entre el SCM tradicional y SCM con un nuevo enfoque.

SCM tradicional:

Paso I: El cliente pone una orden, el distribuidor la pasa al fabricante.

Paso II: La fábrica no puede notificar el incremento de la demanda de componentes a tiempo.

Paso III: El proveedor de los componentes no puede surtirlos a tiempo.

Paso IV: La fábrica falla al notificar al notificar al distribuidor que el tiempo de entrega aumentó.

Paso V: El distribuidor no puede embarcar los productos a tiempo y tampoco notifica al cliente a tiempo.

Paso VI: El cliente obviamente cambia de proveedor para obtener sus productos.

Un ejemplo de esto sucedió cuando con la ley antitabaco los establecimientos demandaron calentadores de gas para sus veladores.

SCM con un nuevo enfoque:

Paso I: El cliente pone una orden al distribuidor.

Paso II: El fabricante ve inmediatamente la orden.

Paso III: El fabricante y el proveedor crean un nuevo plan para este incremento en la demanda en forma colaborativa.

Paso IV: El producto se fabrica y se envía al distribuidor a tiempo.

Paso V: El distribuidor entrega los bienes al cliente a tiempo.

Esto se consigue haciendo uso de las nuevas tecnologías de Internet. La gestión del stock es uno de los aspectos que se ven directamente beneficiados de la utilización del e-SCM, generado por la optimización de la información que se posee tanto de proveedores como clientes.

Entre otros ORACLE y SAP son empresas de software que ofrecen soluciones empresariales en la gestión de datos y logística. En definitiva, gestionar la cadena de suministros con una visión global es fundamental en las organizaciones del siglo XXI para mantener y aumentar el nivel de competitividad.

Resumiendo, SCM abarca cinco aspectos fundamentales de la logística: la gestión operativa,  el conocimiento técnico, la utilización de las tecnologías de la información, la gestión de las personas y el posicionamiento estratégico.

Vía| Materiabiz

Más información| Management-aims

Imagen | SCM

RELACIONADOS