Economía y Empresa, Finanzas 


¿Qué es mejor, un Fondo de Inversión o un depósito bancario?

La respuesta a esa pregunta es simple: depende.

Los depósitos bancarios es el producto de ahorro más conocido por el pequeño ahorrador español. En él, tanto el tiempo de duración y la rentabilidad esperada son conocidos de antemano. Además, sabemos que nuestro capital está garantizado a vencimiento y durante toda la vida del producto. Para hacer más atractiva esta garantía, el Fondo de  Garantía de Depósito garantiza hasta 100.000€ por titular y cuenta.

Eso sí, la rentabilidad no es muy elevada, se acabó el tiempo de los súperdepósitos remunerados a tipos de interés excesivos.

Los fondos de inversión, por su parte, no son un producto de ahorro. ¿Qué significa esto? El hecho de invertir en fondos implicará asumir un nivel de riesgo determinado para poder incrementar mi patrimonio. Podemos tener una idea del tiempo que nos gustaría mantener la inversión, pero no una fecha exacta en la que esta finaliza. No sé cuanta rentabilidad voy a obtener y nadie me garantiza mi capital: el fondo fluctúa al alza o a la baja.

Las diferencias son notables: uno sirve para ahorrar una cantidad de dinero determinada (depósitos), y el otro tiene el objeto de hacer crecer un dinero que no preveo necesitar (Fondos de inversión).

diferencias

Una de las grandes diferencias entre los fondos de inversión y los depósitos es la fiscalidad. Ambos productos tributan como rendimientos de capital mobiliario, que en este año 2013 está grabados con un tipo ascendente del 21% – 6.000 primeros €- 25% -los 18.000 € siguientes- y el 27% todos los rendimientos que superen esta cantidad. Los depósitos, una vez que pagan los intereses, tributan al tipo de interés que corresponda. Los fondos de inversión, gracias a la posibilidad de traspasar el dinero entre los distintos fondos, permiten diferir  el pago a hacienda indefinidamente. ¿Por qué? Por que las plusvalías o minusvalías no son efectivas hasta que el importe invertido no “vuelve” a cuenta corriente. Por otra parte, las pérdidas patrimoniales son compensables con ganancias patrimoniales durante los siguientes 4 años. En igualdad de condiciones de duración y rentabilidad, el ahorro fiscal de los Fondos con respecto a los depósitos, puede ser notable.

Al existir muchos tipos distintos de fondos, lo más recomendable es consultar la página web del a CNMV y hablar con un asesor financiero de confianza.

¿Estás dispuesto a asumir un riesgo para ganar más dinero o prefieres la seguridad de los ahorros?

En QAH | ¿Qué son los fondos de inversión? | Depósitos: su regulación y qué debemos saber. | Los mercados de la renta fija en España

RELACIONADOS