Economía y Empresa, Finanzas 


¿Qué es la trampa de la liquidez?

Ante la posibilidad de que el Banco Central Europeo lleve a cabo su propio programa de estímulos monetarios, al igual que ya lo han hecho los bancos centrales de Estados Unidos, Japón y Reino Unido, un concepto económico con casi 80 años de antigüedad cobra relevancia en la actualidad. En octubre de este año se cumplirán 85 años del Crash bursátil que precedió a la mayor depresión económica de los últimos 150 años.Durante los años que siguieron al hundimiento de las Bolsas en 1929 y a la Gran Depresión, un economista hasta entonces desconocido ganó una fama y reputación que aún hoy sigue muy presente; la trampa de liquidez. 

“La trampa de liquidez”, a debate.

A John Maynard Keynes se le conoce por sus teorías económicas en las que defendía la intervención de los poderes públicos para mejorar la marcha de la economía, en contraste con el liberalismo económico que abogaba por la no injerencia del Estado y por la supremacía del mercado como ente económico.

Durante 50 años, desde los años 30 a la revolución neoliberal de Ronald Reagan y Margaret Thatcher, el Keynesianismo fue la doctrina económica imperante en Occidente.En 1936 Keynes publicó su obra maestra, “La Teoría General del empleo, en interés y el dinero.” Esta obra fue el libro de cabecera de los economistas durante décadas y en ella, Keynes introdujo un nuevo concepto económico que en la actualidad ha vuelto a cobrar relevancia, la trampa de la liquidez.

¿QUÉ ES LA TRAMPA DE LA LIQUIDEZ?

Keynes sostenía que la trampa de la liquidez sucede cuando los agentes económicos (consumidores, empresas, etc.) prefieren retener sus ahorros en efectivo en lugar de invertirlos o prestarlos. Esto sucedía, según Keynes, cuando los inversores no tienen confianza en que invertir sea algo rentable y cuando los tipos de interés se encuentran en un nivel tan bajo que solo pueden subir. Cabe recordar que en la actualidad los tipos de interés están en un nivel mínimo, el 0,25 por ciento. Y que la renta fija europea, tanto la de los países periféricos como España o Italia como la de Alemania o Francia, proporciona una rentabilidad mínima nunca vista antes.

Para entender la aversión de los inversores a invertir en renta fija en estas circunstancias, hay que tener en cuenta que la evolución del valor de los bonos y de los tipos de interés es inversamente proporcional. Si usted adquiere un bono a 10 años que rinde un interés muy bajo, a medida que se vayan emitiendo nuevos bonos con un interés más alto, el valor de su bono será menor porque los inversores preferirán a los bonos nuevos que rinden más. Invertir en renta fija en este escenario no es una buena opción, por tanto, ante la falta de alternativas aceptables, los inversores prefieren acumular dinero en su forma más líquida, el efectivo.

Así, la trampa de la liquidez es la situación en la que las inyecciones de fondos de un banco central en la economía no tienen ningún efecto porque los agentes económicos prefieren conservar sus fondos en efectivo antes que invertirlos o prestarlos.

LA TRAMPA DE LA LIQUIDEZ HOY

Numerosos economistas neokeynesianos, con los Premio Nobel de Economía Paul Krugman y Joseph Stiglitz a la cabeza, sostienen que este efecto ha ocurrido en la actualidad en los países que han intentado salir de la crisis implementando medidas de estímulo monetario. Un caso muy representativo de este fenómeno económico es Japón donde, a pesar de las masivas inyecciones de fondos por parte del Banco Central de Japón, el crecimiento económico lleva siendo raquítico desde la década de los 90.

Japón intentó a finales del siglo pasado reactivar a su economía con una política monetaria expansiva y fracasó. En 2012 Japón volvió a intentarlo y, aunque en un principio los resultados parecían prometedores, el crecimiento económico en el país del sol naciente se ha vuelto a estancar, al igual que su bajísima cifra de inflación. Todo parece indicar que en la Zona Euro se van a implementar una serie de estímulos monetarios semejantes a los que ya se han implementado en Estados Unidos, Reino Unido y Japón.

Con el objetivo de combatir la bajísima inflación que amenaza con convertirse en deflación (disminución sostenida de los precios), el Banco Central Europeo está deshojando la margarita sobre cómo llevar a cabo una serie de estímulos monetarios con éxito. El debate sobre si veremos en la Zona Euro una nueva trampa de la liquidez está abierto. Si efectivamente los estímulos monetarios fracasan como pronostican los economistas neokeynesianos, el resultado no sólo sería una oportunidad perdida para reactivar el crecimiento económico, sino futuros desequilibrios macroeconómicos con consecuencias difíciles de predecir.

 

Via | Inversor Global España

Imagen| El Confidencial

En QAH| Las Burbujas Económicas: Causas (I) ¿Puede generar inflación la bajada de tipos del BCE?

RELACIONADOS