Actualidad Jurídica, Jurídico 


¿Qué es la Segunda Oportunidad del Emprendedor?

Con el nuevo Real Decreto Legislativo 1/2015, de 27 de febrero, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de orden social, el Gobierno quiere aliviar el sobreendeudamiento que particulares, autónomos y pequeñas empresas han venido sufriendo desde el inicio de la crisis económica, además de introducir otras medidas de carácter social.

La Segunda Oportunidad del emprendedor es un proceso extrajudicial en el que toda empresa o autónomo con deudas no superiores a cinco millones de euros puede renegociar las mismas con sus acreedores, de forma más flexible y rápida, teniendo como figura fundamental la del mediador concursal. También pueden acogerse a esta medida las personas jurídicas declaradas en concurso, con liquidez suficiente para hacer frente a los gastos del acuerdo. Con este procedimiento y a través de la mediación, el empresario autónomo que se encuentre en situación de insolvencia puede pactar moratorias de hasta tres años y quitas de hasta un 25%.

el-trabajador-autonomo

Trabajador autónomo

Hay que señalar también la importancia del mediador concursal en este acuerdo extrajudicial de pagos. El mediador va a ser nombrado por un notario o registrador para el caso de las personas físicas no empresarios, pudiendo ser esta competencia de las Cámaras Oficiales de Comercio, Industria, Navegación y Servicios en el supuesto de empresas.

De igual modo, el Real Decreto incluye novedades en cuanto a la exoneración de deudas para los deudores persona natural, en el marco de un procedimiento concursal, en el que se exige la buena fe del empresario y la liquidación previa de su patrimonio. Si se cumplen estas condiciones, el deudor podrá ver exoneradas sus deudas cuando haya pagado los créditos de los que se compone el patrimonio: créditos contra la masa, privilegiados y el 25% de los ordinarios. Cuando no hayan podido satisfacerse podrá quedar libre si acepta someterse a un plan de pagos durante los cinco años siguientes, exonerándose definitivamente si satisface en ese periodo las deudas no pagadas o realiza un esfuerzo sustancial, al menos, para ello. También hay que tener presente que:

No se contempla la exoneración de los créditos públicos de los particulares o PYMES ni tampoco los relativos a los alimentos.
Dicha exoneración puede revocarse en cinco años, a petición de los acreedores, si se considera que el deudor ha mejorado sustancialmente su situación o cuando se hubieran ocultado bienes.

Lanzarse a la aventura de emprender nunca es fácil, pero al menos con estas medidas se espera devolver la confianza al trabajador autónomo que un día comenzó esa andadura.

 

Vía| Infoautónomos , Emprendedores.es , Noticias Jurídicas , Pymesyautonomos

Imagen| Trabajador autónomo

 

RELACIONADOS