Jurídico 


¿Qué es la responsabilidad civil extracontractual?

responsabilidad civil extracontractualNuestro Código Civil configura en su artículo 1089 como una de las fuentes de las obligaciones a los actos y omisiones ilícitos o en que intervenga cualquier género de culpa o negligencia.

Se está refiriendo con ello el citado texto legal a las obligaciones civiles que nazcan de los delitos o faltas, en cuyo caso se rigen por las reglas del Código Penal, y a los actos u omisiones en que intervenga culpa o negligencia no penadas por la ley, en cuyo caso lo habrán de ser por las normas civiles.

Respecto de estas últimas hemos de tener en cuenta lo siguiente:

El Código Civil concibe la responsabilidad extracontractual como subjetiva, si bien, en determinados casos, como el previsto en el artículo 1910 prescinde de éste componente, dando a la responsabilidad un contenido únicamente objetivo, es decir, sin tener en cuenta la culpa o el negligente actuar de la persona responsable del daño causado.

En primer lugar hemos de referirnos al artículo 1902 El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”. Este artículo regula la denominada culpa Aquiliana. La obligación que impone el artículo anterior es exigible, no sólo por los actos u omisiones propios, sino por los de aquellas personas de quienes se debe responder. A esta última se le denomina responsabilidad indirecta, (el responsable del daño y el autor del mismo son distintas personas) y el mismo impone la obligación de responder a los siguientes sujetos:

–                     Los padres son responsables de los daños causados por los hijos que se encuentren bajo su guarda.

–                     Los tutores lo son de los perjuicios causados por los menores o incapacitados que están bajo su autoridad y habitan en su compañía.

–                     Lo son igualmente los dueños o directores de un establecimiento y empresa respecto de los perjuicios causados por sus dependientes en el servicio de los ramos en que los tuvieran empleados, o con ocasión de sus funciones.

–                     Las personas o entidades que sean titulares de un Centro docente de enseñanza no superior responderán por los daños y perjuicios que causen sus alumnos menores de edad durante los períodos de tiempo en que los mismos se hallen bajo el control o vigilancia del profesorado del Centro, desarrollando actividades escolares o extraescolares y complementarias.

La responsabilidad de que trata este artículo cesará cuando las personas en él mencionadas prueben que emplearon toda la diligencia de un buen padre de familia para prevenir el daño.

Así mismo, tendrán responsabilidad por los daños causados por los animales el poseedor de un animal, o el que se sirve de él, por los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe. Únicamente cesará esta responsabilidad en el caso de que el daño proviniera de fuerza mayor o de culpa del que lo hubiese sufrido. En este último supuesto nos encontraríamos ante un supuesto de concurrencia de culpas que degradaría la actuación negligente del poseedor o del que se sirviese del animal, (no se refiere éste artículo al propietario del mismo).

En cuanto a la responsabilidad por cosas inanimadas, el artículo 1907 y siguientes del Código Civil dispone que el propietario de un edificio es responsable de los daños que resulten de la ruina de todo o parte de él, si ésta sobreviniere por falta de las reparaciones necesarias. En estos supuestos se podrán dirigir contra el constructor o arquitecto por los vicios o defectos de la construcción, siempre limitado por los plazos legales (10 años desde la entrega del edificio).

Igualmente responderán los propietarios de los daños causados:

  1. Por la explosión de máquinas que no hubiesen sido cuidadas con la debida diligencia, y la inflamación de sustancias explosivas que no estuviesen colocadas en lugar seguro y adecuado.
  2. Por los humos excesivos, que sean nocivos a las personas o a las propiedades.
  3. Por la caída de árboles colocados en sitios de tránsito, cuando no sea ocasionada por fuerza mayor.
  4. Por las emanaciones de cloacas o depósitos de materias infectantes, construidos sin las precauciones adecuadas al lugar en que estuviesen.

Por último, el artículo 1910 del Código dispone que el cabeza de familia que habita una casa o parte de ella, es responsable de los daños causados por las cosas que se arrojaren o cayeren de la misma.

RELACIONADOS