Jurídico 


¿Qué es la posesión de estado?

Esta figura, recogida en el articulo 131 del Código Civil español, constituye un tipo de acción para reclamar la filiación. La finalidad de estas acciones no es otra que la de afirmar jurídicamente la paternidad biológica de un individuo. En caso de la posesión de estado existe una peculiaridad: la filiación se realiza a través de una homologación judicial de su reconocimiento, una vez concedida tal reclamación de filiación en la demanda.

El artículo 131 CC reza así: “Cualquier persona con interés legítimo tiene acción para que se declare la filiación manifestada por la constante posesión de estado. Se exceptúa el supuesto en que la filiación que se reclame contradiga otra legalmente determinada.”

¿Qué es la posesión de estado?

¿Qué es la posesión de estado?

La filiación demandada y concedida por el tribunal ha de constar en sentencia firme, tal y como establecen los artículos 115.2º y 120.2º CC y 764.2 LEC, quedando su concesión en manos de los tribunales, puesto que no existen unos criterios establecidos clarificadores acerca de cuándo se puede dar y cuándo no. Lo único que debe existir de forma clara en una posesión de estado es la concurrencia de la misma, siendo este el elemento clave para que se configure el régimen de la reclamación de la filiación.

A continuación, se procede a analizar la sentencia de la Sala Primera del Tribunal Supremo, de 15 de enero de 2014, donde la demandante reclamaba que se le reconociera como propio el hijo que había tenido como fruto de un proyecto en común con su pareja tras la ruptura con la misma, la madre biológica del menor. El niño había sido concebido mediante una técnica de reproducción asistida (a partir de ahora TRA).

En una primera sentencia que tuvo lugar en 2011, se le había llegado a reconocer la condición de “allegada”, con derecho de visitas. La demandante presentó un recurso ante este fallo, alegando que el niño había sido concebido en un proyecto en común, donde ambas habían ocupado el rol de madres del menor.

La Audiencia Provincial de Toledo no se mostró a favor de conceder la filiación, sosteniendo que las mujeres no habían contraído matrimonio, tal y como recogía la legislación en la que se basaba la filiación a favor de las mujeres casadas. No es así en lo recogido en el fallo de la sala del Tribunal Supremo, que estima el recurso de casación planteado.

La sentencia de la sala Primera del Tribunal Supremo estima el recurso de casación aplicando el artículo 131 del Código Civil, mediante el cual se determina que se permite a cualquier persona con interés legítimo que declare filiación manifestada por la constante “posesión de estado”.

Considera que esto es un presupuesto legitimador de la acción y una prueba de filiación. Esta sala tiene en cuenta la Ley de TRA que permite a la mujer casada ser madre del hijo de su pareja mujer manifestando su consentimiento. Por esto, se defiende el principio constitucional de no discriminación de niños por nacimiento y protección de la familia. Sostiene la compatibilidad de la Ley y el artículo 131 del Código Civil. Este artículo permite que se pueda considerar la filiación no matrimonial por posesión de estado a una mujer homosexual no casada cuando la posesión de estado se acredite con hechos. Uno de los criterios a tener en cuenta para determinar esto es el interés superior del menor.

En esta sentencia hay un voto particular en el que se determina que debió desestimarse por falta de respeto al hecho de que no hay consentimiento de la recurrente en el uso de la TRA de su pareja. Tampoco se cree que deba aplicarse el artículo 131 CC por considerar que no hay matrimonio con la madre biológica y falta de acreditación de consentimiento conjunto.

Se descarta la aplicación del principio del interés superior del menor por considerar que la atribución de la filiación puede crear una situación de conflictos que no beneficia al menor. El interés superior del niño venia protegido, según este voto particular, por la sentencia 12 de mayo de 2011 otorgando concepto de “allegada” a la recurrente.

Finalmente, el Tribunal defiende la compatibilidad entre lo establecido en el Código Civil y los principios inspiradores de la Ley, a pesar de las exigencias que establece la Ley de Técnicas de Reproducción Asistida acerca de la existencia de matrimonio para proceder a la filiación.

Vía| Sentencia del TS, Código Civil

Imagen| Posesión de estado

RELACIONADOS