Ciencia, Neurociencia 


¿Qué es la neurofarmacología?

Si hay una rama que haya avanzado en los últimos años con respecto al cerebro ha sido la neurofarmacología, la cual se encarga del análisis y comprensión de la neuroquímica cerebral, estudiando las regiones y vías afectadas en cada caso, para la creación de fármacos específicos.
Hay que tener en cuenta que a pesar de que el cerebro de todos parezca igual, no es así nada más que por fuera, debido a una de las características del mismo denominado plasticidad, lo que convierte a cada cerebro casi en único.
A pesar de lo cual la mayoría comparten estructuras y funciones similares, por lo que se puede intervenir al respecto cuando así se requiere.
Los fármacos cerebrales tratan de mitigar el efecto de las neurohormonas, facilitando o impidiendo la recaptación de las mismas, interfiriendo con el normal desempeño.

 


Son múltiples los mecanismos que se pueden usar en la neurofarmacología, aunque todos buscan el mismos objetivo y es corregir algún desorden a nivel cerebral que está provocando cierto nivel de malestar y un incorrecto desempeño por parte del paciente.
La intervención con la neurofarmacología tiene sentido cuando el mal se genera o mantiene a nivel neuronal, por ejemplo, en el caso de las enfermedades neurodegenerativas, pero también para el tratamiento de determinadas adicciones.
En definitiva, son el complemento eficaz para la terapia, tal y como lo corroboran multitud de estudio, donde informan de la limitada eficacia del fármaco en el ámbito neurológico sin el consiguiente apoyo de profesionales especializados en la neurorehabilitación.
A medida que aumente el conocimiento sobre el cerebro con mayor éxito se conseguirá la intervención terapéutica orientada a la regulación de los estados de humor, adicciones, dolor, o cualquier otro objetivo terapéutico.
En el imaginario colectivo está la eficacia de intervenciones conductuales con la neurofarmacología, como por ejemplo con el suero de la verdad, donde se consigue doblegar la voluntad de la persona mediante la manipulación de la química cerebral.
El problema es que este tipo de intervención tiene un efecto limitado en el tiempo, luego no se puede usar como una técnica efectiva de intervención si se quiere emplear de forma aislada para tratar problemas conductuales como las adicciones.
Si ya de por sí la farmacología es una ciencia extremadamente delicada, en donde se ha de controlar la dosis, el tiempo de tratamiento y realizar un seguimiento sobre los posibles efectos secundarios que pueda provocar.
Cuando se trata de intervenir en el cerebro estos cuidados se han de aumentar, ya que como si se tratase de una cirugía cerebral, cualquier error puede ser provocar un mayor mal del que se quiere tratar.
De ahí que, a pesar de los grandes esfuerzos de los grupos de investigación repartidos por todo el mundo, a día de hoy se haya podido dar solución a nivel neurofarmacologico a problemas tan graves y extendidos con la enfermedad de Alzheimer o de Párkinson.
* Vía| CSIC
* Imagen| Psicofármaco
* En QAH| ¿Qué es la Neuroquímica?

RELACIONADOS