Neurociencia 


¿Qué es la Neuroeconomía?

neuroeconomia-450x338Cuando pensamos en la sociedad, tal y como está ahora establecida, vemos un constante intercambio de bienes y servicios. Desde que nos levantamos, nos alimentamos y usamos aquello que con anterioridad hemos comprado, y que otros han fabricado. Igualmente, cuando vamos a trabajar lo hacemos para recibir a cambio nuestros honorarios, y con ese dinero poder comprar nuevos productos y servicios. Se trata por lo tanto de una sociedad basada en el intercambio económico, en la cual el hombre es un engranaje fundamental. De hecho, desde hace varios años se emplea el concepto de hombre económico, mediante el cual se hace patente que el principal motor por el que nos movemos es el económico.

Gracias a la economía podemos tener unos estudios, una casa, un coche, o simplemente un plato de comida todos los días. Todos, en mayor o menor grado, estamos haciendo cuentas mentales, para saber si un producto es suficientemente atractivo económicamente para adquirirlo o no. Pero la economía no es sólo saber lo que tenemos en el bolsillo y el precio de lo que nos gusta o queremos. Son decisiones, en las que siempre hay varias opciones, cada cual más atractiva que la anterior, y es ahí donde aparece la dificultad.

Cada elección que realizamos lo hacemos sabiendo que vamos a conseguir algo, a la vez, que dejamos de lado las otras opciones. Es ahí, donde empezamos a hacer cálculos y estimaciones para tratar de ajustar nuestro resultado al máximo beneficio. “Si me compro ahora un libro, no me llega para el café. O si me compro una guitarra que está de oferta, no voy a poder reunir este mes suficiente dinero para la moto que estoy tratando de comprarme”. Todo son decisiones más o menos grandes, más o menos importantes, pero que requieren de cálculos mentales.

Cientos de cálculos matemáticos realizados a nivel mental, que como no podía ser de otra forma ha atraído la curiosidad de los científicos. Saber cómo realizamos esos cálculos, pero también cómo tomamos decisiones económicas, a la hora de valorar lo que nos va a costar y lo que vamos a perder. De todo ello se ocupa una de las más recientes ramas de las Neurociencias, denominada Neuroeconomía. Las aportaciones a esta rama provienen tanto desde la Medicina o la Psicología como de las propias áreas de Matemáticas y Ciencias Económicas.

Comprender cómo funcionamos en el ámbito económico es entender la esencia de la sociedad actual. Pero no sólo se busca entender el cerebro en su aplicación del día a día, sino además conocer cómo reaccionamos ante “la tendencia alcista” o las situaciones de pánico generalizado, previniendo de esta forma “malas decisiones” que hacen perder millones a los inversionistas. Todo ello para optimizar sus resultados, y con ello aumentar el beneficio para las empresas con las que opera. Ya que al fin y al cabo, son humanos, y reaccionan como el resto de nosotros, a la hora de tomar las decisiones económicas, realizando estimaciones, cálculos mentales y sopesando las posibilidades.

RELACIONADOS