Cultura y Sociedad 


¿Qué es la motivación intrínseca y cómo afecta a nuestras vidas?

motivación intrínseca

Sentirse motivado con una tarea es sin duda la mejor manera de llevarla a cabo y persistir en ella, sin embargo, estar motivado no basta para lograr pleno rendimiento y satisfacción en lo que hacemos.

La motivación intrínseca es un tipo de motivación que se da cuando se lleva a cabo una tarea que en sí misma es interesante y satisfactoria. Se diferencia de la motivación extrínseca en que la actividad no es un medio para conseguir algo, más que la propia satisfacción de realizarla. Por ejemplo, un deportista que corre una maratón por la propia satisfacción de cumplir con un reto personal estaría intrínsecamente motivado, a diferencia de aquel que corre para conseguir una recompensa económica.

Estudios han demostrado que cuando se administran recompensas por realizar una tarea, disminuye la motivación intrínseca resultando esto en un menor interés y bajo rendimiento. Esto se explica porque la conducta quedaría controlada por factores externos a la propia tarea y nuestra necesidad de autonomía se vería frustrada. La necesidad de autonomía es una necesidad psicológica básica que hace referencia al hecho de sentirnos responsables de nuestra propia conducta sin que existan factores controladores externos a nosotros. La satisfacción de esta necesidad se considera fundamental para lograr un funcionamiento efectivo y bienestar psicológico.

La motivación intrínseca juega un papel muy importante en nuestras vidas, ya que predice resultados positivos en nuestro rendimiento, salud y bienestar en general. Pero, concretamente, ¿cómo puede afectar la motivación intrínseca en nuestras vidas y qué podemos hacer para potenciarla?

La motivación intrínseca o autónoma se ha asociado con aprendizaje en profundidad, mejor rendimiento y mayor implicación en las tareas escolares. En el área de la salud, se ha relacionado con mayor pérdida de peso en obesidad, mayor adherencia al tratamiento en pacientes crónicos, y mejor control de glucosa en pacientes diabéticos. También se ha encontrado que los trabajadores se implican más en el trabajo e informan de mayor bienestar cuando son intrínsecamente motivados. Es especialmente importante en tareas que requieren una gran implicación y persistencia como en el caso de opositores, deportistas de alto rendimiento o directivos de grandes empresas.

Por desgracia, la mayor parte de nuestras conductas no están motivadas intrínsecamente. Estudiamos para conseguir un buen puesto de trabajo, hacemos deporte para adelgazar y tener un cuerpo escultural, trabajamos duro para ganar más dinero, etc.

La buena noticia es que hay formas de facilitar la internalización de la motivación y conseguir conductas intrínsecamente motivadas:

  1. Aportando razones para la realización de la actividad: Por ejemplo, una persona que se quiere iniciar en la práctica de ejercicio físico, podría aportar razones como “correr 30 minutos me distrae”, “lo paso bien en el gimnasio relacionándome con la gente”, “me gusta el contacto con la naturaleza cuando practico deporte al aire libre”, etc.
  2. Reconociendo sentimientos en relación con la actividad: Por ejemplo, un estudiante de oposiciones podría reconocer sentirse muy satisfecho al finalizar su jornada de estudio, sentirse bien estudiando un tema interesante que le resulta agradable o hablando con sus compañeros en el descanso en la biblioteca.
  3. Dándonos la opción de elegir la actividad: Por ejemplo, un trabajador de una empresa elige las tareas que puede llevar a cabo para conseguir sus objetivos.

 

Vía| Bermudez, J. Psicología de la Personalidad (págs 232-240) Universidad Nacional de Educación a Distancia. Madrid:2011.

Imagen| Motivación

 

 

RELACIONADOS