Jurídico 


¿Qué es la mediación sanitaria?

Los conflictos nacen en cualquier ámbito de nuestra vida cotidiana. En una sociedad cambiante como la nuestra, en la que los derechos como pacientes o profesionales de la medicina son tenidos cada vez más en cuenta, es inevitable que se susciten conflictos.

El conocimiento e información puesto a disposición de los pacientes propicia su aparición. En el ámbito sanitario, estas controversias pueden darse tanto en las relaciones médico-paciente, como dentro de la propia organización sanitaria entre los profesionales. Se pueden encontrar conflictos relativos a decisiones sobre el final de la vida, enfermedades terminales, conflictos interpersonales, internos con respecto a la organización, interculturales, etc.

¿Qué es la mediación y cómo se puede llevar a cabo en el ámbito sanitario?

Es una herramienta basada en la interacción entre las partes enfrentadas, en la que un tercero imparcial crea un espacio de diálogo para llevarla a cabo, y poder así elaborar acuerdos extrajudiciales eficaces tras manifestar ambas partes sus intereses.

Como barreras de comunicación presentes en nuestra sociedad, existe la posibilidad de encontrar las que provocan el no entendimiento derivadas de elementos culturales. Nos encontraríamos ante usuarios muy específicos, y por ello, la herramienta idónea en estos supuestos es la mediación intercultural, a través de la cual se pretende acercar posturas sin perder de vista los componentes culturales, facilitando de esta forma una mejor asistencia sanitaria, tanto para el profesional como para el paciente. De esta manera, se estaría satisfaciendo necesidades interculturales, además de mejorar la asistencia sanitaria.

MEDIACION SANIT 1

¿Qué encontramos en la mediación?

La mediación, como vía de resolución de conflictos, es una opción más, basada en el diálogo para obtener, al menos, un acercamiento entre las partes.

Esto marca una separación de la vía judicial relativa a la responsabilidad civil o patrimonial, donde lo usual es la existencia de contratos de seguros para responder ante situaciones de reclamaciones por asistencia y errores médicos. Un plus de comunicación en la relación médico paciente puede llegar a reducir el número de reclamaciones.

El artículo 43 de la Constitución española reza así:

 Se reconoce el derecho a la protección de la salud.
  1. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. La ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto.
  2. Los poderes públicos fomentarán la educación sanitaria, la educación física y el deporte. Asimismo facilitarán la adecuada utilización del ocio.

La protección de la salud se ve estrechamente enlazada a una buena calidad en la prestación de la asistencia sanitaria. W. Edwards Deming sostiene como concepto de calidad “hacer lo correcto en la manera correcta”. Por eso, se tiende a caminar hacia una atención sanitaria de excelencia, personalizada y más centrada en las necesidades particulares del paciente y usuario.

Apostar por una buena comunicación y un acercamiento entre las partes significa mejorar la calidad de esa asistencia sanitaria, sin contar con beneficios tales como agilización del proceso, reducción de costes y burocratización al atender estas necesidades. En la relación médico paciente, la información y por ende, la comunicación, juegan un papel de gran relevancia, dado que constituyen la base del tratamiento integral y humano de la persona. Esta vía de resolución de conflictos reviste una gran carga social y humana.

La evolución del rol del paciente ha llevado a considerarlo un consumidor, siendo el común denominador el derecho de daños. Esta vía resulta eficaz a la hora de mejorar la calidad del servicio prestado y aminorar las reclamaciones, llegando a relajar la tensión emocional que se gesta en estos casos, dado que se trata de un bien preciado: nuestra salud o la de nuestros seres queridos.

¿En qué casos no se puede acudir a la mediación?

La mediación no es viable en asuntos penales, tales como los casos donde se presentan negligencias médicas, responsabilidad civil grave, indemnizaciones elevadas y objeción de conciencia.

¿Qué caracteriza a la mediación sanitaria?

Una característica fundamental de la mediación es la voluntariedad de las partes de acceder a un proceso de mediación, así como la imparcialidad, equidad, neutralidad, confidencialidad, celeridad, buena fe, independencia del mediador y transparencia en el proceso.

Multitud de problemas tienen su origen en la falta de comunicación. ¿Por qué no apostar por esta vía?

 

 

Vía| ElSevier, Redacción médica

Imagen| Portada, texto

En QAH| ¿Qué es la asistencia sanitaria transfronteriza?, ¿Es posible mediar entre diferentes culturas?

RELACIONADOS